Actualizado 19/06/2012 16:36 CET

El TPI dice que a sus empleados detenidos en Libia los tratan "bien"

BRUSELAS, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

La asesora sobre Cooperación Internacional de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional (TPI), Olivia Swaak Goldmann, ha explicado que a los cuatros trabajadores de este organismo detenidos en la localidad libia de Zintan, entre los que figura el jurista español Esteban Peralta Losilla, los están tratando "bien", pero ha descartado que puedan ser liberados "en un futuro próximo".

"Entendemos que se les está tratando bien. No están libres, están detenidos, pero no tenemos indicios de que estén siendo maltratados", ha explicado Swaak Goldmann durante su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo.

"No tenemos ningún indicio de que vaya a ocurrir algo nuevo en un futuro próximo, pero creemos que es importante que el Consejo de Seguridad (de la ONU) haya (...) mostrado su apoyo", ha continuado.

Swaak Goldmann ha subrayado la importancia de que el pasado viernes el Consejo de Seguridad expresara en una declaración su "grave preocupación por la detención" de los trabajadores del organismo internacional y animara "a todos los miembros de las autoridades libias a trabajar para conseguir su rápida liberación". "Es algo que celebramos el apoyo del Consejo de Seguridad", ha dicho.

Sin embargo, ha reclamado más coordinación entre los distintos actores que pueden trabajar para conseguir su liberación tras recordar que la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, es, "claramente, un actor importante". "Es importante coordinarse", ha insistido.

Desde que tuvo conocimiento de los hechos, el pasado 8 de junio, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación español ha realizado múltiples gestiones dirigidas a obtener la liberación de los detenidos, acusados de haber entregado documentos sospechosos a Saif al Islam Gadafi, hijo del fallecido dirigente libio Muamar Gadafi.

El embajador de España en Trípoli, José Riera, pudo visitar a Peralta el pasado 12 de junio y comprobar que se encontraba en buen estado. El diplomático se dispone a regresar próximamente a la localidad de Zintan (a unos 136 kilómetros al suroeste de Trípoli), donde permanece detenida la delegación, para visitar de nuevo al jurista español, según ha informado la Oficina de Información Diplomática en un comunicado.

Según la versión de Trípoli, solo la jurista australiana Melinda Taylor y su intérprete libanesa Helene Assaf fueron detenidas el pasado 7 de junio en Zintan cuando supuestamente entregaron a Saif al Islam (acusado de crímenes de lesa humanidad por el TPI) documentos procedentes de su mano derecha, fugado, Mohamed Ismail, que afectan a la seguridad nacional libia.

El español Esteban Peralta y el ruso Alexander Jodakov decidieron quedarse con las dos detenidas como muestra de solidaridad, aunque al parecer ellos no están siendo investigados (si bien las autoridades libias tampoco les dejar irse). Los fiscales que investigan el caso ya han explicado que al menos Taylor deberá permanecer bajo custodia durante 45 días, hasta que concluyan las pesquisas.

El ministro australiano de Asuntos Exteriores, Bob Carr, viajó ayer a Libia con el fin de presionar a las autoridades para que liberen a los cuatro integrantes de la delegación del TPI.