Actualizado 04/07/2006 12:27 CET

UE.- Un eurodiputado polaco elogia la dictadura de Franco por "frenar el ataque comunista" y defender a los católicos

Tanto el PSE como el PPE rechazan las palabras del representante de la Liga de las Familias

ESTRASBURGO, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

El eurodiputado polaco Maciej Marian Giertych, de la Liga de las Familias, elogió hoy ante el pleno del Parlamento Europeo el golpe de Estado del general Franco el 18 de julio de 1936 por "frenar el ataque comunista" y defender a los católicos y a la Iglesia.

"Gracias a la Iglesia española, al Ejército español y a Francisco Franco el ataque comunista contra la España católica se pudo superar", dijo Giertych durante el debate de condena del franquismo en la Eurocámara.

"La izquierda española se comportaba como los bolcheviques en Rusia, atacando a la Iglesia: 7.000 sacerdotes asesinados, iglesias quemadas, imágenes destruidas. Hubo por tanto una reacción de las fuerzas de la tradición", continuó.

Aseguró que las brigadas internacionales fueron organizadas por la Unión Soviética, y que el Gobierno de la República estaba "ocupado por células del partido comunista y sus servicios secretos". "Fue un intento de extender el comunismo a un país y la situación de Salazar y de Franco garantizó el mantenimiento de los valores tradicionales", señaló.

En este sentido, equiparó el golpe de Estado de Franco a la lucha de los católicos polacos contra los bolcheviques, y lo diferenció del nazismo y del fascismo porque estos dos movimientos eran "ateos".

El eurodiputado polaco declaró su "tristeza" por lo que consideró un cambio en la interpretación de la historia para "tratar de presentar de manera positiva algo que iba en contra de los católicos". "La Europa cristiana debe luchar en contra del ateismo", concluyó su discurso.

Inmediatamente después tomó la palabra indignado el líder de los socialistas en la Eurocámara, Martin Schulz, que dijo que las palabras de Giertych representan el "espíritu del general Franco". "Es un discurso fascista que no debería pronunciarse en el Parlamento Europeo", afirmó. Sus palabras fueron muy aplaudidas.

A continuación intervino el presidente del PPE, Hans-Gert Poettering, que se declaró él mismo católico pero se desmarcó completamente de las palabras del eurodiputado polaco. "Consideramos que los dictadores y los que apoyan regímenes totalitarios, ya sean fascistas o comunistas o nacionalsocialistas, no están en condiciones de defender nuestros ideales", aseguró.