Publicado 22/03/2022 11:48

Vox se queda solo pidiendo suprimir las subvenciones a partidos políticos

Archivo - Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros, y  Macarena Olona, en el hemiciclo
Archivo - Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros, y Macarena Olona, en el hemiciclo - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Vox se ha quedado solo este martes en en las Cortes defendiendo una propuesta para suprimir las subvenciones publicas a los partidos, incluyendo las que se pagan para afrontar gastos de campaña, con el fin de que toda financiación de las formaciones políticas provenga de particulares y que ya no sea necesario que sus contabilidades sean revisadas por el Tribunal de Cuentas.

Se trata de una de sus propuestas de resolución sobre el informe del Tribunal de Cuentas relativo al año 2016, que se han sometido a votación en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) y que todos los grupos han votado en contra.

En concreto, y según el texto recogido por Europa Press, Vox pretendía que el Parlamento inste al Gobierno a presentar sendas reformas de la Ley Electoral y de la Ley de Financiación de los Partidos Políticos con el fin de "eliminar las subvenciones públicas a los partidos políticos, fundaciones y demás entidades vinculadas o dependientes de ellos".

55 MILLONES EN 2022 SOLO EN SUBVENCIONES ANUALES

Los partidos políticos con representación parlamentaria reciben cada año subvenciones para su funcionamiento ordinario y para inversiones destinadas a cubrir gastos frente a la amenaza terrorista. Para este año, y según los Presupuestos Generales en curso, se prevé repartir alrededor de 55 millones de euros (52,7 millones para funcionamiento ordinario y 2,70 para gastos de seguridad).

El objetivo de Vox es acabar con esos dos tipos de subvenciones públicas anuales, pero también quiere eliminar las otorgadas para costear gastos electorales en cada proceso electoral.

Su apuesta es que se promueva y facilite la financiación privada de los partidos y sus fundaciones, garantizando la transparencia pública de las aportaciones recibidas. Y en ese contexto, entiende que ya no sería preciso que el Tribunal de Cuentas examine la contabilidad de los partidos.

Por ello, en sus propuestas Vox también pedía que el Tribunal de Cuentas cuantifique los costes de las subvenciones públicas que reciben los partidos para determinar el ahorro que supondría para el Estado, y que calcule la reducción de costes que supondría para la institución dejar de examinar los estados contables de las formaciones políticas.

También el diputado Pablo Cambronero, que abandonó Ciudadanos y pasó al Grupo Mixto, tiene registrada en el Congreso una proposición no de ley para debatir la supresión de subvenciones a partidos políticos y sindicatos, aunque no tiene fecha para su debate.