Actualizado 08/04/2010 18:13 CET

Zapatero aboga por una "bilateralidad bien entendida" entre Cataluña y el Estado

En el prólogo del libro 'A favor de España y del catalanismo" escribe Montilla ve un "error" reducir el catalanismo al independentismo

BARCELONA, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defiende que las relaciones entre Cataluña y el resto de España se estructuren en torno al principio de la "bilateralidad bien entendida".

"Cuando en el debate actual algunos plantean la bilateralidad como algo radicalmente incompatible con el Estado autonómico, olvidan que el progreso de España se ha construido en muchas ocasiones, y desde luego en los últimos treinta años, sobre la base de aportaciones bilaterales", añade Zapatero, sobre este concepto que establece el Estatut y que precisamente los artículos que lo amparan fueron recurridos por el PP ante el Tribunal Constitucional (TC).

Así lo dice el presidente del Gobierno en el epílogo del libro 'A favor de España y del catalanismo' (Edhasa), escrito por el catedrático Joaquim Coll y el secretario general adjunto del grupo socialista en las Cortes, Daniel Fernández (PSC).

Tras definir el Estado autonómico como un éxito, Zapatero afirma: "Lo que el catalanismo reclama de España no es otra cosa que lo que asumimos con nuestra Constitución: un compromiso permanente y constante de reconocimiento de una identidad propia a la vez que su contribución a la identidad misma del conjunto de España".

Zapatero también dice que una de sus convicciones políticas más arraigadas es una frase del ex presidente de la República Manuel Azaña, quien en 1932 afirmó, durante el debate estatutario en las Cortes: "Uno de los mayores errores que se pueden cometer en nuestro país (...) es contraponer a las cosas y sentimientos de Cataluña el espíritu español".

Así, Zapatero manifiesta que, desde que él es presidente, ha contribuido al "reconocimiento de la identidad política de Cataluña como un elemento consustancial a la democracia española", y por tanto, reforzar la convivencia entre Cataluña y el resto de España.

MONTILLA VE UN ERROR EL "NEOCENTRALISMO DESACOMPLEJADO"

En el prólogo del mismo libro, Josep Montilla indica que el catalanismo aboga en su mayoría por la pertenencia a España, aunque públicamente se transmite otra imagen, de signo rupturista.

Si Montilla ve un error reducir el catalanismo al independentismo, como se hace desde Cataluña y desde el resto de España, también lamenta el "neocentralismo desacomplejado --de la derecha española-- que pretende reducir la voluntad de autogobierno a una caricatura interesada".

Montilla reivindica un catalanismo útil que estructura sus relaciones con el Estado en base a la "lealtad y conferencia recíprocas, en doble dirección. Esta actitud tiene su traducción política en la propuesta de perfeccionar el Estado autonómico en uno federal", añade.

En este ensayo, los autores defienden un catalanismo político basado en "un autogobierno como un proyecto dentro de España", y critican el monopolio que en la actualidad gozan dos corrientes contrapuestas: el 'neocolonialismo español' y el independentismo catalán.

Además, la inminente sentencia del Tribunal Supremo sobre el Estatut no será el punto final y no cambia las tesis del libro, independientemente de cual sea su resultado, y por ello no han esperado a que se produzca el fallo, añadieron hoy Fernández y Coll en la presentación del libro.

'EL OASIS CATALÁN'

Edhasa presentó hoy también el ensayo 'El oasis castalán (1975-2010)', de Xavier Casals que analiza la "crisis de los partidos políticos tradicionales", provocada por una doble desafección de la sociedad catalana: hacia Madrid y hacia su propia clase política.

Este desajuste, según el profesor universitario, es la causa de aparición de nuevos liderazgos al margen de los partidos tradicionales --Joan Laporta, Montserrat Nebrera y Josep Anglada-- que se traducen en "un escenario cada vez más complejo y diferente al de Madrid, donde sólo el PP aparece muy vinculado al partido estatal".