Zapatero afronta un Comité Federal marcado por ETA, la crisis de Madrid y los interrogantes navarro, canario y balear

Actualizado 08/06/2007 16:22:56 CET

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, afronta mañana un Comité Federal destinado a analizar los resultados de las elecciones municipales y autonómicas del 27 de mayo y que ha quedado marcado por el reciente comunicado de ETA en el que decía poner fin al alto el fuego permanente de marzo de 2006.

Como ya sucediera en el anterior máximo órgano entre congresos socialista, cuando el 'foco' se centró en un apoyo total al Gobierno tras conceder la prisión atenuada al etarra José Ignacio de Juana Chaos, mañana volverá a ser de nuevo una oportunidad para que la dirección del PSOE escenifique su respaldo a Zapatero tras el anuncio de la banda terrorista y la vuelta del citado recluso a la cárcel.

De por medio está también la entrevista con el líder del PP, Mariano Rajoy, prevista para el lunes y con el 'diagnóstico' del jefe del Ejecutivo de que los 'populares' harán oposición con la política antiterrorista hasta el final de la Legislatura.

CONGRESO DE MADRID.

Más allá del escenario de la lucha antiterrorista, el Comité Federal del PSOE se reunirá tras dos semanas en las que, pese a la determinación primera de no tomar decisiones "orgánicas", la derrota del PSOE en Madrid ciudad y comunidad autónoma han acarreado primero la renuncia de Miguel Sebastián a recoger su acta de concejal en el Ayuntamiento y, días después, la dimisión del secretario general del PSM, Rafael Simancas.

Zapatero ya ha expresado que el Congreso Extraordinario que ha de celebrarse debe marcar una etapa de "renovación" y ha elogiado la "rápida" solución, que se ha materializado en una gestora que encabeza la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, y que guiará al PSM hasta el Congreso.

En 'Ferraz' han descartado extrapolar la 'solución' que se ha dado en Madrid a otros territorios en las que los resultados tampoco han sido los esperados y citan en concreto el caso de la Comunidad Valenciana. Tras el Comité Nacional que el PSPV celebró el pasado fin de semana, los socialistas valencianos renovaron su confianza en el secretario general, Joan Ignasi Pla, hasta el congreso ordinario del partido en el verano de 2008.

El secretario general de los socialistas de Castilla y León, Angel Villalba, sí ha adelantado su intención de dejar la Secretaría General del partido y de no volver a presentarse como candidato a la Presidencia de la comunidad, aunque como en el caso valenciano, aguardarán hasta el Congreso ordinario.

NAVARRA, BALEARES Y CANARIAS.

En cuanto a los gobiernos en liza, el secretario de Organización, José Blanco, proclamó el pasado lunes que la dirección apoya las "iniciativas" de los socialistas de Canarias, Baleares y Navarra en la "ambición" de formar ejecutivo en estas comunidades autónomas.

En Navarra, la dirección socialista da por seguro que la decisión llevará tiempo. El Gobierno niega que el reciente comunicado de ETA condicione sus pactos y ayer mismo Zapatero elogió la reciente reacción del candidato de UPN, Miguel Sanz, a su declaración institucional.

La formación de gobierno en la comunidad foral pasa por un gobierno en minoría de UPN con apoyos parlamentarios socialistas, una coalición entre estos dos partidos u otra entre PSN y Nafarroa Bai e IU. La dificultad de este acuerdo es que la coalición que lidera Patxi Zabaleta pretende aupar a Uxue Barkos a la Alcaldía de Pamplona, donde además del PSN, serían imprescindibles los dos votos de ANV.

En cuanto a Canarias, la subida a 26 diputados de Juan Fernando López Aguilar no le ha garantizado tampoco la mayoría absoluta y su partido negocia en estos momentos un acuerdo de gobierno con Coalición Canaria. Sin embargo, la formación de Paulino Rivero --segunda fuerza-- mantiene conversaciones a su vez con el PP, con el que ya ha desbancado a los socialistas en el Ayuntamiento de Tenerife.

En Baleares, los socialistas de Francesc Antich y los 'populares' de Jaume Matas --que sigue siendo primera fuerza pese a haber perdido la mayoría absoluta--, se disputan el favor de Unió Mallorquina.