El 47,9% de la juventud de Pamplona está emancipada, pero con diferencias según el sexo

Publicado 12/11/2018 15:33:31CET

Según una encuesta realizada por Ayuntamiento y Gobierno, dos de cada tres que salen de casa lo hacen para ir a viviendas de alquiler

PAMPLONA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Casi la mitad de la población joven de 16 a 34 años de Pamplona está emancipada. Según los resultados de una encuesta realizada por el Ayuntamiento de Pamplona y el Instituto Navarro de Deporte y Juventud (INDJ) del Gobierno de Navarra, el 47,9% de las personas jóvenes pamplonesas viven fuera de la casa familiar, un porcentaje que supera al del conjunto de jóvenes de la Comunidad foral (45,3%).

Sin embargo, añade, existe una gran diferencia según el sexo: el 53,2% de las chicas se ha emancipado, frente al 42,5% de los chicos de su misma edad. El estudio indica que las mujeres jóvenes abandonan antes el hogar para constituir una pareja y una familia "a pesar de la inestabilidad y precariedad laborales que padecen, mientras que los hombres asocian en mayor medida la salida del hogar familiar con la estabilidad laboral, motivo por el que retrasarían las transiciones residenciales hasta tener asegurada su situación económica y laboral".

En todo caso, la mayoría de jóvenes, sean chicas o chicos, se van de la casa familiar a una vivienda en régimen de alquiler (el 67,7% de las personas emancipadas).

Estos son algunos de los resultados de la encuesta, realizada a finales de 2017 a 1.445 personas de 16 a 34 años de Pamplona. El objetivo que el Ayuntamiento de Pamplona y el INDJ buscaban con ella era conocer su situación residencial y socioeconómica para identificar la relación existente entre abandonar el hogar, el tipo de vivienda y la posición en el mercado de trabajo. Además de recabar estos datos, se han cotejado con los del censo de solicitudes de vivienda protegida de Navarra. En este censo, el alquiler es la modalidad de vivienda con más solicitudes pero, paradójicamente, las personas menores de 35 años no representan el grupo de edad más destacado entre las personas inscritas, expone.

DIFERENCIAS POR EDAD, SEXO Y EMPLEO

Los resultados globales se refieren al conjunto de la población joven, es decir, con edades comprendidas entre los 16 y 34 años, si bien existen notables diferencias en los distintos tramos de edad. Así, si bien el 47,9% de las personas jóvenes se han emancipado, este hecho se da sobre todo al final de esta etapa. Así, suman el 82,9% las personas jóvenes de 30 a 34 años emancipadas, mientras que apenas llegan a un tercio los jóvenes que lo han hecho entre los 16 y los 29 años (32,5%).

Otro de los factores determinantes en la emancipación, según recoge el estudio, es el sexo: las chicas superan en 10 puntos a los chicos a la hora de irse de casa la casa familiar. Esta diferencia de las pautas de mancipación residencial según sexo es un elemento estructural que se observa también en Navarra y en el conjunto del país, concluye el estudio.

El tercer factor está relacionado con el empleo. Según concluye el estudio, disponer de una fuente de ingresos continuada, a través de un empleo remunerado, resulta determinante para la emancipación: la gran mayoría de la población joven emancipada trabaja, mientras que quienes conviven con sus pares y madres son mayoritariamente estudiantes.

Del total de personas jóvenes trabajadoras, una cuarta parque se dedica al sector de comercio y hostelería. El salario medio mensual de una persona trabajadora con edad entre los 16 y los 34 años en Pamplona se sitúa en 1.092,8 euros, si bien a partir de los 30 años los salarios resultan algo más altos. Por ello, aunque tres de cada diez personas jóvenes viven exclusivamente de sus ingresos, disponiendo de una economía independiente de su entorno familiar, el resto precisa de la ayuda económica de otras personas, expone el estudio.

BRECHA SALARIAL ENTRE HOMBRES Y MUJERES JÓVENES

El estudio detecta cierta brecha salarial entre hombres y mujeres jóvenes. Las jóvenes pamplonesas cobran un salario inferior a los chicos: 975,41 euros mensuales de media en ellas, y 1.214,6 euros en el caso de ellos. Así, el perfil de la persona que aporta más ingresos al hogar responde generalmente a hombres con edades comprendidas entre los 30 y los 34 años emancipados residencialmente. Las mujeres necesitan en mayor medida el apoyo económico de otras personas para emanciparse.

Lo que sí es común a ambos sexos es que consideran que están desarrollando un trabajo que requiere una titulación académica menor que la que poseen, algo que opina más de la mitad de la población joven trabajadora. Con todo, más de la mitad de la juventud pamplonesa, el 57,5%, prevé que ampliará su nivel formativo alegando como principal razón la exigencia del mercado laboral actual.

ALQUILER Y PETICIÓN DE AYUDAS

Los jóvenes pamplonesas optan por el alquiler de una vivienda como principal estrategia de emancipación residencial, frente a la compra de vivienda. Esta 'opción' está condicionada tanto por el mercado inmobiliario como por el financiero. Así, aunque con la edad son mayores las probabilidades de estar residiendo en una vivienda de propiedad, el dato es que el 67,7% de las personas jóvenes de 16 a 34 años que se han emancipado viven en una vivienda de alquiler.

Como se ha indicado anteriormente, la mayoría de la juventud pamplonesa no está inscrita en el censo de vivienda protegida del Gobierno de Navarra. Según recoge el estudio, tan sólo un 4,6% y un 1,2% ha solicitado una vivienda de alquiler y compra, respectivamente.

Según el estudio, la juventud pamplonesa considera que el Gobierno de Navarra debería implementar, para favorecer la emancipación de las personas jóvenes, medidas de mejora del empleo y ayudas o subvenciones que faciliten la financiación de los hogares.