Publicado 02/02/2021 11:39CET

El Ayuntamiento coloca un paso de peatones con semáforo en la carretera de Sarriguren, entre Mendillorri y Erripagaña

El Ayuntamiento de Pamplona coloca un paso de peatones con semáforo en la carretera de Sarriguren
El Ayuntamiento de Pamplona coloca un paso de peatones con semáforo en la carretera de Sarriguren - AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA

PAMPLONA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Pamplona está colocando un nuevo paso de peatones con semáforo en la carretera de Sarriguren, a la altura de la calle Arnalt de Larrasoaña, para el tránsito entre Mendillorri y Erripagaña.

Hasta ahora, la distancia entre los dos pasos de peatones más cercanos era de unos 320 metros en una vía con una media diaria de paso de más de 16.000 vehículos, 8.832 por cada sentido, tal y como ha explicado el concejal delegado de Seguridad Ciudadana este martes en la Comisión de Asuntos Ciudadanos.

El presupuesto de los trabajos de obras, pinturas y adquisición y colocación de los semáforos asciende a 45.000 euros (IVA incluido), ha informado el Gobierno foral en una nota.

Tras la creación del paso de peatones, la distancia entre el número 11 de la carretera de Sarriguren, junto a la rotonda de intersección con la calle Madrid, que cuenta con un paso y el nuevo semáforo queda en unos 150 metros y desde el nuevo semáforo hasta la siguiente rotonda en dirección a Sarriguren junto a la calle Copenhague la misma distancia aproximadamente.

Según los datos aportados en la Comisión de Presidencia, circulan al día en ese tramo de la carretera de Sarriguren entre 6.434 y 9.927 vehículos en cada uno de los dos sentidos, con un 60% de ellos que no cumplen con el límite de velocidad de 50 kilómetros/hora marcado para esa vía. Los que superaron los 60 km/hora fueron el 25% del total.

El nuevo paso de peatones se coordina con el resto de la zona y cuenta con un paso para peatones de 4 metros de ancho y otro para bicicletas de 2,5 metros. En estos momentos se ha realizado la obra y se han instalados los dos semáforos con dos columnas y dos báculos para garantizar su visibilidad desde 100 metros de distancia. Queda pendiente la pintura del suelo que se realizará cuando las condiciones meteorológicas lo permitan y algún remate de jardinería en la vegetación colindante.

La regulación de los semáforos es cíclica durante el día, y de noche, de 23 a 7 horas, funcionará con pulsador. Durante la regulación cíclica cuenta con información del tiempo restante para pasar a la siguiente fase de color rojo o verde para peatones. Asimismo, la instalación está dotada con una activación de avisos acústicos para personas con capacidad de visión reducida.

Durante los trabajos se retiraron árboles y arbustos para abrir el nuevo espacio de paso, habiéndose trasplantado con éxito en otros puntos de la ciudad.

Para leer más