Actualizado 23/09/2007 21:09 CET

Cientos de fieles arropan a monseñor Sebastián en su despedida como arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela

Fernando Sebastián afirmó que es un día "triste y alegre"

PAMPLONA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Cientos de fieles llenaron esta tarde la Catedral de Pamplona para arropar a monseñor Fernando Sebastián en su despedida como arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela tras 14 años al frente de la diócesis navarra.

Al acto de despedida del arzobispo, en el que actuó la Capilla de Música de la Catedral, asistieron varias autoridades de la Comunidad foral, entre ellas los dos vicepresidentes del Gobierno navarro, Javier Caballero y Álvaro Miranda; la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina; así como varios consejeros del Ejecutivo foral, y el presidente de CDN, Juan Cruz Alli.

La misa, concelebrada por varias decenas de sacerdotes, comenzó a las 17.30 horas. Según señaló Fernando Sebastián, es momento de dar paso a un nuevo pastor, Francisco Pérez. Y agradeció la presencia "tan numerosa y cálida" que, apuntó, "me emociona". "Es una tarde triste y alegre", dijo.

Monseñor Sebastián expuso durante la homilía que el cambio de obispo "no altera para nada la vida de nuestra Iglesia, de nuestra vida personal". "No perdéis nada", aseguró, y señaló que acoge todas las muestras de agradecimiento que ha recibido, "que son muchas".

El arzobispo tuvo palabras de agradecimiento a Dios por haberle ayudado "a llegar hasta aquí"; "por el don de una vida, de la fe, por haberme encomendado la presidencia de esta Iglesia ilustre de Navarra". Y dio las gracias también a los fieles, a quienes pidió "sinceramente perdón por no haberlo hecho mejor, por no haberos ayudado más y mejor, por las veces que he pedido defraudaros y decepcionaros".

Les pidió que mantengan "viva" la fe en Jesucristo y en la fe católica. "Vivid de verdad y alimentad la fe con oración y lectura", señaló. "Que las informaciones que enturbian nuestros corazones no alteren la paz ni la seguridad de vuestra fe", apuntó.

Monseñor Fernando Sebastián pidió a los asistentes a la misa que no se desanimen por nada. "Tenemos tiempos difíciles, pero digo ¿alguna vez creer de verdad en Jesucristo ha sido bien acogido por el mundo?", dijo, y añadió que "no es de extrañar que algo nos toque sufrir por mantener la fe".

"Tenemos que tener la seguridad de que la palabra y las promesas del Señor son más verdaderas, leales y más fuertes que las palabras de cualquier otro falso mesías. No os dejéis ganar ni seducir por ningún otro evangelio", aconsejó.

Fernando Sebastián manifestó que seguirá siendo miembro de la Iglesia navarra y que estará a disposición del nuevo arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, "al que os pido que acojáis con amor". "Ofrezcámosle nuestra mejor colaboración", pidió, para concluir: "estoy con vosotros, os llevo en el corazón".

Las palabras del arzobispo fueron acogidas por los asistentes a la Catedral pamplonesa con un fuerte y prolongado aplauso, que monseñor Sebastián agradeció. Al finalizar la misa, el vicario general de la diócesis, Luis Oroz, destacó que Fernando Sebastián ha entregado 14 años de su vida y misterio a la diócesis, "dejándonos una profunda huella".

Según dijo, es el momento del agradecimiento. "Le agradecemos su servicio a la Iglesia, su entrega personal", apuntó para añadir que su presencia ha sido "fuente de gracia, comprensión, ayuda y aliento". Y resaltó su "valentía profetica ante el terrorimo y el laicismo", además de su "valentía por defender la verdad, hablar alto y claro, poner los puntos sobre las íes".

Luis Oroz, que con sus palabras emocionó al arzobispo, señaló que a Fernando Sebastián "le queda el gozo del deber cumplido". "Tiene abiertas las puertas de nuestro corazón y nuestra casa", concluyó.

Fernando Sebastián nació en Calatayud (Zaragoza) el 14 de diciembre de 1929. El 26 de marzo de 1993 fue nombrado arzobispo de Pamplona y obispo Tudela y tomó posesión el 15 de mayo del mismo año. El pasado 31 julio, el papa Benedicto XVI aceptó la renuncia de Sebastián por razones de edad.

El nuevo arzobispo, Francisco Pérez González, tomará posesión del cargo en una ceremonia religiosa oficial el próximo domingo, día 30, también en la Catedral.