4 de abril de 2020
 
Publicado 26/02/2020 14:26:38 +01:00CET

Derechos Sociales incrementa un 37,5% el presupuesto de ayudas para nuevos trabajadores autónomos

José María Aierdi, Javier Remírez y Mari Carmen Maeztu, en rueda de prensa tras la sesión de Gobierno
José María Aierdi, Javier Remírez y Mari Carmen Maeztu, en rueda de prensa tras la sesión de Gobierno - EUROPA PRESS

PAMPLONA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Derechos Sociales, a través del Servicio Navarro de Empleo (SNE), ha abierto el plazo para que personas desempleadas que opten por el emprendimiento pueda acceder a las ayudas de 2.000 a 3.500 euros por nuevas altas en el régimen de trabajo autónomo.

Esta línea de apoyo al fomento del empleo está dotada con un presupuesto inicial de 1.650.000 euros, ampliable en otros 750.000 euros. Respecto a 2019 (1,2 millones inicialmente contemplados), el presupuesto para 2020 es un 37,5% más alto, ha destacado la consejera de Derechos Sociales, Mari Carmen Maeztu, en la rueda de prensa posterior a la sesión de Gobierno.

El SNE declara ampliable la partida dado que, desde la reformulación de estas ayudas en 2016, "se ha duplicado el presupuesto invertido y casi triplicado el número de personas beneficiadas".

Así, se ha pasado de 311 empleos apoyados y un millón de euros de inversión en ese ejercicio, a concesiones por valor de 2 millones de euros cada año y una media de 856 personas beneficiarias (928 en 2018). Las ayudas fueron modificadas para ampliar el número de personas beneficiarias y adecuarse al perfil emprendedor mayoritario de Navarra, que "no realiza grandes inversiones en la puesta en marcha de su negocio".

A estas subvenciones a nuevas altas, se sumará en las próximas semanas la apertura del plazo de solicitud de ayudas de 300 a 360 euros mensuales para autónomos que necesiten conciliar. Esta ayuda, implantada a finales de 2019, estará dotada con 75.000 euros. La tramitación de las ayudas a nuevas altas se realiza por internet, a través de www.empleo.navarra.es.

La consejera de Derechos Sociales ha subrayado que para "la práctica totalidad de las personas, la ayuda del SNE es la única subvención que reciben". "Para casi un 30% de personas la subvención es determinante o un elemento importante para establecerse en el trabajo autónomo, especialmente para las mujeres. Los datos, revelan la importancia de la ayuda, con impacto positivo dentro de la unidad familiar en los primeros momentos de andadura de un negocio", ha incidido la consejera.

El año pasado, el SNE las concedió a 819 personas beneficiarias, el 56% mujeres, con un presupuesto ejecutado de 1.931.000 euros. El 80% de estas personas desempleadas pertenecía a colectivos con mayores dificultades de acceso al empleo, motivo por el que reciben las cotas más altas de subvención (mujeres, jóvenes menores de 30 años, desempleo de larga duración y mayor de 45 años, perceptoras de Renta Garantizada o discapacidad).

Cerca del 70% de las personas que reciben la ayuda se hacen autónomas porque quieren y un 30%, porque "no les queda otra opción", circunstancia que afecta sobre todo a personas sin apenas estudios. Un 33,2% de personas llevaban más de dos años en paro antes de ponerse como autónomas, un 50%, menos de seis meses. Se estima que en torno al 13% de las personas beneficiadas de las ayudas crea puestos adicionales de trabajo, según un estudio encargado por el SNE.