Publicado 02/03/2021 11:47CET

La desigualdad en el mercado laboral priva a las trabajadoras navarras de 1.184,6 millones de euros al año, según UGT

Archivo - Una camarera prepara una mesa en una terraza en Pamplona, Navarra (España), a 26 de noviembre de 2020
Archivo - Una camarera prepara una mesa en una terraza en Pamplona, Navarra (España), a 26 de noviembre de 2020 - Eduardo Sanz - Europa Press - Archivo

PAMPLONA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres navarras dejan de ingresar anualmente 1.184,6 millones de euros como consecuencia de "las diferentes expresiones de desigualdad" en el mercado laboral como son la percepción de salarios, prestaciones por desempleo y pensiones más bajas que los hombres.

Así, las mujeres reciben 900 millones de euros anuales menos en salarios; 14,4 millones de euros anuales menos en prestaciones por desempleo; y 269,6 millones de euros anuales menos en pensiones de jubilación.

Según el informe anual que elabora la UGT sobre la situación de la mujer en el mercado laboral de Navarra, "la precariedad en la contratación, el trabajo a tiempo parcial, las ocupaciones más bajas y peor pagadas y la asunción abrumadoramente mayoritaria de la responsabilidad en la conciliación laboral y familiar, explican que las mujeres navarras ingresen por salarios 6.848,53 euros anuales menos al año que los hombres, es decir un 23,18%".

Además, "esta discriminación, que también se produce en las prestaciones por desempleo con 1.544,4 euros anuales por debajo de las masculinas, se perpetúa tras la jubilación, con unas pensiones 7.853,44 euros anuales inferiores que las que perciben los hombres, un 36,38% de diferencia".

Según los datos del informe del sindicato, "el cambio de ciclo económico a partir de 2013, con un crecimiento sostenido de la economía, se ha traducido en un aumento del empleo y una reducción del paro, tanto el caso de los hombres como de las mujeres, situación que se ha invertido en 2020 como consecuencia de la crisis originada por la pandemia de la Covid-19".

"El mayor descenso en tasa de paro se produjo entre 2014 y 2017, aunque la disminución del paro masculino fue sensiblemente mayor que la del desempleo femenino, abriendo la brecha de género hasta 5,42 puntos en 2017. Esta tendencia se invierte entre 2017 y 2019, reduciendo la brecha a 1,81 puntos por la mejor evolución del empleo femenino", señala UGT.

En esta línea, agrega que "la destrucción de empleo provocada por la pandemia ha elevado la tasa de paro en 2020 tanto de hombres (9,99%) como de mujeres (10,13%), pero en el caso de paro masculino el incremento ha sido mayor, equilibrando ambas tasas y reduciendo la brecha de paro a 0,14 puntos, la cifra más baja desde 2014".

"De hecho, Navarra ha contabilizado en 2020 más hombres que mujeres en paro, 16.700 frente a 14.500, situación que no se producía desde 2014", ha señalado el sindicato.

Según ha expuesto, "a la brecha de paro viene a añadirse la brecha en la cuantía de la prestación por desempleo contributivo, consecuencia de la precarización y la desigualdad en las condiciones de trabajo de la mujer, que se eleva a un 14,32% o lo que es lo mismo, 1.544.4 euros anuales (128,7 euros mensuales) menos que perciben las mujeres en paro en relación a lo que ingresan los hombres en situación de desempleo".

De igual forma, "la brecha de género en tasa de empleo se ha reducido ligeramente en 2020, para situarse en 9,53 puntos, la segunda diferencia más reducida de los últimos trece años".

PRECARIEDAD EN LA CONTRATACIÓN

Por otra parte, el análisis cualitativo evidencia "una evolución radicalmente contraria, estableciendo que el patrón de empleo femenino se caracteriza en Navarra por la precariedad, la discriminación y los bajos salarios, características que se han agudizado en 2020 como consecuencia de la pandemia".

En lo referente a la calidad del empleo, la conclusión del informe es clara, "la situación laboral provocada por la pandemia ha disparado la temporalidad y el trabajo a tiempo parcial entre las mujeres".

Así, según los datos del informe, "los contratos temporales fueron el año pasado en un 60% para mujeres, 8 puntos más que en 2019, que además acapararon los contratos a tiempo parcial, con un 82,5% del total, 8,5 puntos más que el año anterior".

La ocupación por sectores también constata "una feminización de la precariedad". De este modo, "mientras las mujeres alcanzan una ocupación del 60,1% del sector servicios, tan solo representan el 26,9% de la ocupación en la industria, sector con mayor estabilidad y salarios más altos".

Según UGT, la ocupación por grupos profesionales arroja parecidas cifras, de modo que "las mujeres directivas y gerentes representan en Navarra tan solo el 29% del total de personas que conforman dicho grupo profesional, frente al 71% que son hombres".

Por otra parte, el estudio pone de manifiesto que la conciliación es "uno de los indicadores más significativos de la situación de desigualdad por razón de género, ya que está en el origen de las bajas tasas de actividad femeninas, menor tasa de empleo, salarios más bajos, menor acceso a la protección social y peor calidad de vida".

En este sentido, el 96,8% de los permisos por maternidad correspondieron en 2020 a mujeres; el 91,43% de las excedencias por cuidado de hijas o hijos también fueron femeninas; y el 81,46% de las excedencias por cuidado de familiares recayeron en mujeres.

DESIGUALDAD SALARIAL

En cuanto a los salarios, el informe de UGT subraya que "el empleo precario de la mujer, su ocupación en sectores peor remunerados, su discriminación profesional y la asunción casi en exclusiva de la conciliación se traducen en una desigualdad salarial que se ha hecho estructural".

A este respecto, los últimos datos disponibles de la Encuesta de Estructura Salarial (2018) sitúan la brecha salarial por razón de género en Navarra en un 23,18%, lo que traducido a euros significa que la mujer ingresa de media de 6.848,53 euros menos al año.

En esta línea, Navarra es la cuarta comunidad con mayor brecha en términos porcentuales y la tercera en cifras absolutas, pese a haber reducido la diferencia por debajo de los 7.000 euros.

En el caso de las pensiones, la diferencia entre las pensiones de jubilación masculinas y femeninas se dispara el 36,38%, porcentaje que se traduce en 560,96 euros al mes. De esa forma, a una pensión media de jubilación masculina de 1.541,86 euros mensuales, corresponde una pensión media femenina de 980,90 euros. A ello hay que unir el hecho de que el 96,07% de las pensiones de viudedad corresponden a mujeres, con una cuantía media de 822,93 euros.

Para leer más