Los divorcios aumentan un 16,7 por ciento en 2017 en Navarra

Publicado 24/09/2018 15:14:00CET

PAMPLONA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

Navarra registró en el año 2017 un total de 1.350 divorcios, 193 divorcios más que el año anterior, lo que supone un incremento del 16,7%, según datos del Instituto de Estadística de Navarra.

Ddurante el año 2017 se dictaron en los órganos judiciales de Navarra un total de 1.414 disoluciones, lo que supuso una tasa de 2,2 disoluciones por cada mil habitantes, idéntica a la tasa a nivel nacional.

Del total de disoluciones el 95,5% (1.350) son divorcios y el resto (64) son separaciones. En el ámbito nacional el número de divorcios creció un 1,2%.

Desde el año 2007, los divorcios suponen más del 90% del total de las rupturas matrimoniales en la Comunidad Foral. El 70,6% de los divorcios y separaciones, considerados conjuntamente, llevados a cabo en Navarra en el año 2017 fueron de mutuo acuerdo. En concreto, el 78,1% del total de los divorcios fueron consensuados y en el caso de las separaciones, lo fueron el 70,2%.

La edad media de las mujeres fue de 43,6 años y en el caso de los hombres fue de 46,1 años. El mayor número de divorcios y separaciones en 2017 tuvo lugar en la franja de edad entre 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres.

El año 2017 presenta las edades más altas registradas en el periodo de estudio. El 78,4% de las disoluciones tuvo lugar entre cónyuges de nacionalidad española, en un 11,5% de los casos ambos cónyuges eran extranjeros.

Entre los extranjeros, las principales nacionalidades son las procedentes de América, seguidas de las de África. Continúa el aumento de los casos de disoluciones en los que ambos cónyuges son de nacionalidad extranjera, la cifra más alta desde el año 2007.

Atendiendo al estado civil de los cónyuges cuando contrajeron matrimonio, la mayoría eran solteros. En el caso de los divorcios, el 89,6% eran personas solteras, el 9,5% divorciadas y el 0,9% viudas. En el caso de las separaciones, el 91% son solteras y un 9% divorciadas.

La duración media de los matrimonios que se rompen es de 14,4. En el caso de las separaciones se eleva a los 20,2 años y en los divorcios es de 14,1 años. Se reduce ligeramente el número de años de matrimonio en los casos de rupturas con respecto a 2016.

El 59,6% de los matrimonios disueltos tenían hijos y un 54,3% tiene hijos menores. En el 59,6% de las disoluciones hubo asignación de pensión alimenticia. De estos, en el 56,9% de los casos el pago de esta pensión le correspondió al padre, en el 23,5% a la madre y en el 19,6% a ambos cónyuges.

Disminuye el porcentaje de rupturas en las que ambos cónyuges se encargan de la pensión alimenticia de los hijos menores o mayores dependientes.

La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 50,9% de los casos, en el 22,4% la obtuvo el padre, en el 25,9% fue compartida y en el 0,7% restante fue para otras personas. En la mitad de las disoluciones la custodia de los menores es asignada a la madre.

Con respecto al año anterior aumenta el porcentaje de custodias para el padre, el 22,4%, en detrimento de la custodia compartida, el 25,9%.