Publicado 20/02/2016 18:50CET

Kontuz dice que el informe de la UDEF corrobora "que es necesaria una investigación sobre la desaparición" de la CAN

PAMPLONA, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

La asociación Kontuz ha afirmado que el informe de la Unidad de Delítos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional, realizado a instancias de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, corrobora "que es necesaria una investigación en profundidad para conocer lo ocurrido en torno a la desaparición" de Caja Navarra.

La asociación se ha referido así en un comunicado a la información de un periódico navarro sobre este informe en la que se señala que la UDEF no ha hallado "enriquecimiento personal" en las operaciones de la CAN por parte del exdirector general de la entidad, Enrique Goñi, y del expresidente navarro, Miguel Sanz. En este sentido, Kontuz ha criticado que "todavía no ha tenido acceso a la documentación entregada al juez, como una de las partes de la acusación, mientras sí lo han hecho los medios de comunicación".

La asociación ha indicado que el informe de la UDEF está "incompleto y a la espera de que se analicen varias decenas de cuentas bancarias a nombre de los investigados". Afirma, además, que lo que recoge el informe de la unidad policial es que Enrique Goñi y Miguel Sanz "no declararon ante la Hacienda Navarra incrementos patrimoniales que pudieran vincularse a operaciones de la CAN que nosotros hemos considerado sospechosas, como la de OESIA, donde perdió el 100% de su inversión de 90 millones de euros o a la compra de terrenos a constructores sobre la que ningún estamento judicial se pronuncia".

Kontuz destaca, además, que "hay varios datos en ese informe que resultan escandalosos" como "que Enrique Goñi cobró más de tres millones de euros en 2010" el mismo año en que Banca Cívica "suspendió los test de estrés y, unos meses después, tuvo que ser rescatada con fondos públicos". "Los datos aportados por la Policía Nacional", continúan desde la asociación, "confirman que, mientras la caja agonizaba, el expresidente de Navarra y, por ende, de la CAN, Miguel Sanz, y su director general, Enrique Goñi, se embolsaban unas cantidades en concepto de sueldo y dietas que, legales o no, son absolutamente disparatadas y éticamente más que cuestionables".

Por todo ello, la asociación ha animado a "seguir investigando" para que "se aclaren todos aquellos asuntos sobre los que nadie ha querido poner luz y sobre los que ni siquiera se ha contestado ante nuestra denuncia pública".