Kutz asegura que los estudios realizados al agua de Cortes eran buenos y "por eso no se tomaron medidas de restricción"

Actualizado 16/10/2007 21:41:27 CET

PAMPLONA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, María Kutz, reiteró hoy en el Parlamento que los controles analíticos de trihalometano realizados por el departamento en el agua de Cortes, desde marzo de 2005 a septiembre de 2007, "nunca presentaron niveles superiores a los exigidos". La consejera garantizó que el agua es potable y pidió a la población que esté tranquila.

La consejera compareció en la Comisión de Salud para informar de los hechos acaecidos en Cortes en relación "con la aparición de elementos cancerígenos en el agua de consumo", a petición del Grupo Parlamentario Nafarroa Bai.

Los hechos se remontan meses atrás, cuando en septiembre el Ayuntamiento de Cortes decretó la restricción de consumo de agua tras un estudio realizado por una empresa privada. En dicho informe se recogían 290 microgramos de trihalometanos (elementos cancerígenos) por litro, una tasa muy superior a los 150 que marca la UE y de los 100 que se exigirán a partir de enero de 2008.

El Gobierno se realizó un estudio que determinó que los niveles máximos alcanzados no superaban el nivel 97, por lo que "desaconsejó la restricción del agua de consumo de Cortes". Al respecto, Kutz explicó que, según el Real Decreto de 14/2003, el Ayuntamiento es el responsable de que esa red de agua esté con una calidad adecuada, con lo que en este caso el departamento actuó como autoridad sanitaria.

Por su parte, la representante de Nafarroa Bai, Asun Fernández de Garayalde quiso aclarar "la guerra de cifras" en torno a este asunto y se preguntó por la "situación real del agua de Cortes".

Por su parte, Javier Marcotegui, de UPN, apoyó los datos facilitados por Kutz, ya que son "elocuentes y no son próximos a ser no potables". Este tipo de asuntos, añadió, "crean fácilmente alarma social y por eso es importante tranquilizar a la población con la transparencia de los datos".

María Chivite, del PSN, también hizo alusión al otro informe realizado por la empresa privada y se cuestionó si los parámetros utilizados por unos y otros eran los mismos.

Asimismo, José Andrés Burguete, de CDN, apoyó de igual manera los datos aportados por al consejera "a los que doy toda mi validez" y añadió "que se deben diferenciar los papeles y responsabilidades de cada administración en torno a este asunto".

Por último, Ana Figueras, de IU, argumentó que "cuando menos, son sorprendentes los análisis de la empresa privada que hacen que, lógicamente, salte la noticia porque las cantidades son altas".

Además, Figueras explicó que el agua que se consume en Cortes viene del canal de Lodosa, "y no es la mejor agua", por lo que "creemos que debería tomarse de otro sitio".

La parlamentaria de IU opinó que debería haber actuado "conjuntamente Gobierno y Ayuntamiento de Cortes, independientemente de quien tenga la competencia en este caso".

Con todo, Kutz subrayó que no se tomaron medidas porque "los datos eran muy claros" y quiso dejar claro que la relación con el Ayuntamiento de Cortes "ha sido siempre buena y fluida".

Por otro lado, el grupo parlamento de Izquierda Unida se vio obligado a retirar la moción por la que instaba al Gobierno de Navarra a modificar el Decreto Foral sobre el programa de atención dental a minusválidos. Los parlamentarios tenían dudas sobre el fondo de la demanda.