Miasa dice que no ha habido acuerdo sobre el ERE por "la negativa de la parte social"

Publicado 19/12/2018 9:49:49CET

PAMPLONA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

La dirección de Miasa ha afirmado, tras la finalización el martes del periodo de consultas del expediente de regulación de empleo, que no ha habido acuerdo, algo que ha achacado "a la negativa de la parte social, que únicamente consideró desbloquear la negociación en caso de la retirada del ERE".

La compañía ha asegurado en una nota que "ha sido la única de las partes que ha intentado buscar la mejor resolución y por ello ha propuesto la reducción de 28 a 24 afectados y ofrecer indemnizaciones de 25 días por año trabajado (un 25% más de lo que corresponde por ley) y con un tope de 13 mensualidades (1 mensualidad más que lo que señala la ley)".

Del mismo modo, Miasa ha asegurado que ha ofrecido a los trabajadores afectados un Plan de Recolocación Externo para garantizar la reinserción del colectivo afectado en compañías del sector "lo antes posible". "Este plan no es obligarotio para Miasa por ley, pero la compañía lo pone a disposición de los afectados", ha añadido.

No obstante, ha afirmado que "los sindicatos ELA y LAB han bloqueado en todo momento la negociación, negándose a hacer propuestas de mejora de las indemnizaciones y a negociar un escenario de despidos". "Los representantes de ELA y LAB siguen argumentando que no existe necesidad de un expediente de regulación e insisten en la deslocalización de la producción a la planta de Zuera", ha señalado, para apuntar a continuación que "esto es totalmente falso y que una sentencia del Juzgado de lo Social nº 1 comunicada el pasado martes da la razón a la compañía". "Esta resolución es firme y no cabe recurso", ha agregado.

Por otro lado, ha señalado que los representantes de CCOO "han intentado abrir una línea de negociación en términos de afectaciones voluntarias y próximos al despido improcedente". "La solución propuesta no se considera viable ya que tendría gran trascendencia económica para la compañía, y en todo caso se persigue garantizar la continuidad y buena marcha de la planta de MIASA Pamplona. Este proceso es consecuencia de una medida estructural por falta de carga de trabajo", ha asegurado.

Por último, ha sostenido que la compañía "ha sido la única parte negociadora del proceso, promoviendo mejoras en las condiciones de salida".