Policía Foral realiza ocho actuaciones con animales potencialmente peligrosos desde principios de año

Publicado 03/04/2019 16:35:30CET

PAMPLONA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Brigada de Protección Medioambiental y las patrullas de Policía Foral adscritas en las diferentes comisarías territoriales han realizado en lo que va de año un total de ocho actuaciones con animales potencialmente peligrosos.

En el año 2018 se realizaron 36 actuaciones, dos de ellas producidas por ataque a personas (en Ororbia y Tudela). En lo que va de año, se ha producido un ataque a una persona con lesiones leves (en Alsasua).

Desde el año 2018 hasta la fecha, el mayor número de intervenciones se han realizado en localidades de la zona de la Ribera (21) y de la Merindad de Pamplona (12). El resto ocurrieron en poblaciones de la Zona Media (4) y Zona Norte (7), ha informado la Policía Foral en una nota.

En cuanto a los tipos de infracciones, se producen por dejar suelto al animal potencialmente peligroso o no haber adoptado las medidas necesarias para evitar su escapada o extravío y la de pasear o mantenerlos en lugares públicos sin bozal o cadena reglamentaria causando un notable riesgo para la ciudadanía. También hay un total de 15 infracciones muy graves por tener animales potencialmente peligrosos sin la preceptiva licencia.

La Policía Foral ha destacado dos actuaciones en las que menores circulaban por el espacio público con animales potencialmente peligrosos sin bozal y en uno de los casos sin la preceptiva licencia e incumpliendo la obligación de tener identificado al animal.

La Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos, aborda la regulación normativa referente a la tenencia, adiestramiento y manejo de animales potencialmente peligrosos, al objeto de preservar la seguridad de personas, bienes y otros animales.

Las infracciones conllevan la correspondiente sanción económica, que podrá llevar aparejada, entre otras, la confiscación, decomiso, esterilización o sacrificio de los animales potencialmente peligrosos, o la suspensión temporal o definitiva de la licencia para tenencia de animales potencialmente peligrosos.

Contador