Las policías realizarán la próxima semana una nueva campaña de vigilancia y control de las condiciones de los vehículos

Control de la Policía Foral en Urdax
POLICÍA FORAL - Archivo
Publicado 19/10/2018 10:46:37CET

PAMPLONA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Foral, Guardia Civil y Policías Locales van a llevar a cabo entre los días 22 y 28 de octubre una nueva campaña de vigilancia y control de las condiciones de los vehículos para comprobar el buen estado de neumáticos, alumbrado, placas de matrícula de los vehículos y la documentación del vehículo.

La iniciativa forma parte del Plan de Acción de la Estrategia Navarra de Seguridad Vial, que entre otros objetivos busca conseguir una movilidad más segura y sostenible, ha destacado el Gobierno navarro en un comunicado.

En el conjunto de elementos del vehículo, los agentes destacan la importancia de comprobar regularmente la profundidad del dibujo de los neumáticos (la profundidad recomendada es de 3 mm). Además, es conveniente revisar el desgaste desigual del neumático, sobre todo en los delanteros y examinar la presión regularmente.

Con respecto al alumbrado, hay que tener en cuenta que las luces del automóvil van reduciendo su intensidad con el uso, por lo que deben cambiarse cada 40.000 kilómetros o a los dos años y deben sustituirse de dos en dos, debido a que su uso es simétrico.

También, otro de los elementos que va a ser objeto de control son las placas de matrícula, que deben ser legibles y no estar deterioradas. Por último, se va a comprobar que el vehículo disponga de la documentación requerida: permiso de conducir del conductor, permiso de circulación del vehículo y tarjeta y pegatina de la ITV que siempre debe estar visible en la luna delantera.

Desde el Gobierno foral han remarcado que la antigüedad del vehículo supone un factor de riesgo importante al carecer de los sistemas y equipamientos de seguridad actualizados. Según datos de la Estrategia Navarra de Seguridad Vial, el riesgo de fallecer o resultar herido se multiplica por dos al comparar los accidentes ocurridos con vehículos de 10 a 15 años de antigüedad, en relación con vehículos de menos de 5 años.