Actualizado 21/08/2007 22:07 CET

Crónica Accidente.- El 'New Flame' corre el riesgo de partirse en dos pero se cree que no verterá fuel al mar

- Las operaciones de sustracción del combustible tuvieron que suspenderse por "la inestabilidad" del barco

ALGECIRAS, 21 Ago. (OTR/PRESS) -

El carguero 'New Flame', que se encuentra semihundido tras chocar con un petrolero el pasado día 12 de agosto a media milla de Gibraltar, podría partirse en dos, según informó hoy el Gobierno de Gibraltar. El "oleaje" y las "corrientes" han vuelto "inestable" al chatarrero, haciendo factible la posibilidad de romperse en dos pedazos, por lo que las operaciones de sustracción del fuel previstas para ayer tuvieron que suspenderse ante el miedo a que esto ocurriera. Sin embargo, aunque esto suceda, no existe peligro de vertido al mar puesto que la popa quedaría a flote y los tanques de almacenaje del combustible, "intactos". Aún así, desde Verdemar Ecologistas en Acción exigen un plan urgente para la extracción del combustible antes de que afecte a las costas.

Las labores de extracción de las 750 toneladas de combustible que contiene el buque 'New Flame' programadas para ayer tuvieron que suspenderse por el estado del mar, teniendo que ser evacuados los operarios mediante el remolcador 'Fotiy Krilov'. El "oleaje y las corrientes" hacen que la situación del chatarrero sea "inestable" y presente la posibilidad de romperse en dos pedazos, tal y como confesó hoy el Gobierno de Gibraltar a través de un comunicado. El carguero permanece semihundido a media milla de Gibraltar, después de que el pasado día 12 de agosto chocara con el petrolero 'Torm Gertrud'.

Mientras el petrolero fue llevado a la Bahía de Algeciras, el 'New Flame' permanece a la espera de que el combustible que contiene en sus tanques de almacenamiento sea extraído por la empresa Wijsmuller. Tras la obligada suspensión de las tareas de extracción por la mala situación del mar, se espera una inspección submarina del carguero para decidir cómo solucionar la situación. Desde el Ejecutivo Gibraltareño se adelantó hoy que la opción más probable será remolcar la popa hasta un lugar seguro para poder llevar a cabo la extracción del combustible con total seguridad.

Así, y aunque exista la posibilidad de que el 'New Flame' se quiebre en dos partes, tanto la empresa encargada de la extracción del fuel, como el Gobierno de Gibraltar aseguraron hoy que no existe peligro de vertido al mar, puesto que en caso de que el barco se parta la popa quedaría a flote y el combustible, "intacto" en los tanques de almacenamiento.

PLAN URGENTE DE CONTINGENCIA

Las reacciones de las asociaciones ecologistas ante la delicada situación del carguero no se han hecho esperar. Desde Verdemar Ecologistas en Acción exigieron hoy al Gobierno español que actúe urgentemente para solucionar la situación del 'New Flame'.

Según su portavoz, Raquel Ñeco, no entienden que "aunque el barco esté en aguas gibraltareñas, el Gobierno español no haya activado ya un plan de contingencia", puesto que, en caso de producirse un vertido, la situación también afectaría a nuestras costas.

Asimismo, desde Verdemar Ecologistas en Acción denuncian el "secretismo" que existe en torno a las labores de extracción del fuel, rechazando que se mantenga "desinformada" a la ciudadanía porque "esto afecta a todos".