Actualizado 16/01/2007 16:14 CET

Crónica Consumo.- El consumo privado en España ralentizará su crecimiento en 2007

- La creciente demanda del mercado laboral atrae a los jóvenes y frena el avance de la escolaridad a partir de los 16 años

MADRID, 16 Ene. (OTR/PRESS) -

El consumo privado experimentará en 2007 un retroceso de su tasa de avance interanual hasta el 3,3% de la renta familiar, frente al 4,2% de 2005 y al 3,6% estimado para 2006. Según las previsiones de Caixa Catalunya, este retroceso en el consumo es atribuible al reajuste que ha experimentado la economía por el alza de los tipos de interés y de los precios del petróleo, lo que ha afectado a la confianza de los hogares españoles. La base del consumo sigue siendo la fuerte progresión de la ocupación que ha derivado en un freno de la escolaridad ante la atracción del mercado laboral para los jóvenes.

La entidad catalana prevé que el consumo privado en España reduzca este año o su tasa de avance interanual hasta situarse en el 3,3% de la renta familiar. No obstante, el banco precisa que la reducción del consumo familiar será "moderada" porque existen factores que actúan a favor de su expansión, como la fortaleza del mercado laboral, la progresión de la renta disponible y la mayor riqueza en manos de los hogares tanto por la mejora de la bolsa, como por la acumulación de capital inmobiliario.

Caixa Catalunya estima que la base de expansión del consumo este año en España continuará siendo la fuerte progresión de la ocupación. Así, calcula que 2006 cerró con la creación de unos 776.000 nuevos puestos de trabajo, con un incremento interanual del 4,1%.

Para 2007, la entidad prevé que el crecimiento del empleo se modere hasta el 3,8% interanual, con 750.000 nuevos ocupados y una estructura que favorecerá el consumo de los hogares, pues la nueva ocupación asalariada aumentará su peso sobre el total hasta el 92,4% en este año.

FRENO A LA ESCOLARIDAD

El informe de Caixa Catalunya indica que esta fuerte progresión de la ocupación y la caída de la tasa de paro ha llevado a muchos jóvenes españoles a confiar en el mercado laboral y a decidirse por el trabajo entes que por los estudios. Traducido en cifras, la tasa de escolarización de la población de 16 a 25 años residente en España ha experimentado un descenso de 1,7 puntos en los últimos años, pasando del 46,8% de 1995 al 45,1% de 2006.

Este descenso de la escolarización incorpora el efecto del choque inmigratorio en curso. La fuerte entrada de jóvenes inmigrantes de 16 a 25 años (han pasado de un 2,1% de la población de esta edad en 1995 al 14,7% en 2006) ha ejercido una presión a la baja sobre la tasa global de escolarización de los jóvenes residentes en España. Si se considera exclusivamente la población nativa, se observa un moderado avance de los niveles de escolaridad con una tasa que aumenta desde el 46,9% en 1995 al 48,9% en 2006.

La evolución entre 1995 y 2006 de la ocupación y la tasa de escolarización confirma que el crecimiento del empleo en estos años ha desalentado a los jóvenes a continuar con los estudios postobligatorios "de forma especial" en aquellas comunidades autónomas con una estructura productiva más sesgada hacia sectores intensivos en mano de obra. Este es el caso del turismo y la construcción, en los que las necesidades crecientes ofrecen oportunidades de puestos de trabajo relativamente bien remunerados.

Así, cinco de las seis comunidades autónomas que en 2006 mostraron tasas de escolarización inferiores a la media española (del 76%) mostraron un crecimiento del empleo superior al promedio español (57,6%). Es el caso de Andalucía con un 71,4%, Catalunya con un 71,7%, Islas Baleares con un 72,6%, Castilla-La Mancha con un 73%, Murcia con un 73,1% y Comunidad Valenciana con un 75%

OTR Press

Fernando Jáuregui

"Por mis santos huevos"

por Fernando Jáuregui

Victoria Lafora

El perjudicado

por Victoria Lafora

Antonio Casado

Colonización política

por Antonio Casado