Actualizado 25/01/2007 20:16 CET

Crónica Delincuencia.- Detenido en Madrid un falsificador especializado en 'arreglar papeles' a coches de lujo robados

- El arrestado, de nacionalidad peruana, falsificaba la documentación del automóvil que luego vendía por Internet

MADRID, 25 Ene. (OTR/PRESS) -

La Policía Nacional detuvo hoy en Madrid de uno de los más sofisticados falsificadores de documentos de vehículos que operaba en España con el objetivo de revender coches de lujo robados. El arrestado, de nacionalidad peruana, trabajaba solo o bien era contratado por las mafias del tráfico de vehículos robados. El joven falsificaba los papeles de los vehículos que luego vendía a través de Internet.

Las investigaciones se iniciaron por la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante al detectar un vehículo, presumiblemente 'clonado', que había sido vendido en una Web de compraventa de coches a través de Internet. Los policías comprobaron que el vehículo había sido manipulado en sus elementos identificativos propios y falsificada su documentación.

A través de las gestiones realizadas, los agentes identificaron a la persona que ofertaba la venta de coches y pudieron determinar la realización de otras transacciones similares de venta de diferentes vehículos, que habían sido sustraídos previamente en Madrid, Gandía, Pamplona y Elche, la mayoría de la marca BMW.

Así descubrieron que el arrestado, de nacionalidad peruana, operaba a título individual en la realización de estas actividades, o bien por encargo de las organizaciones internacionales de tráfico de vehículos.

MODUS OPERANDI

Según la Policía, el detenidos sustraía un vehículo, generalmente de gama alta y acto seguido localizaba un coche de la misma marca, modelo y color, estacionado en la calle y anotaba su placa de matrícula. Después se dirigía a la Jefatura de Tráfico y solicitaba los datos de este último coche, y una vez obtenidos, confeccionaba la documentación personal del titular, así como del vehículo, y alteraba el VIN. De este modo conseguía un "doblete" o "clon" perfecto del automóvil.

Tras estas manipulaciones el siguiente paso era venderlo, a un precio inferior al del mercado, a particulares interesados en su adquisición, y se encargaba de realizar la transferencia. De esta forma, el comprador no era consciente del fraude hasta que tenía algún problema mecánico, o al pasar la ITV, que era cuando se detectaba la manipulación del VIN.

Durante la investigación se efectuaron dos registros domiciliarios en Madrid donde se localizaron auténticas imprentas clandestinas para la falsificación de las documentaciones. Además, se intervinieron multicopiadoras, máquinas de plastificación de documentos, scanners y todos los útiles precisos para la realización de las manipulaciones.