Actualizado 25/01/2007 19:38 CET

Crónica Eléctricas.- Bruselas investiga si el déficit tarifario de las eléctricas españolas es una ayuda estatal ilegal

- La Comisión podría obligar a las compañías a devolver la supuesta compensación recibida por parte del Estado

BRUSELAS/MADRID, 25 Ene. (OTR/PRESS) -

Durante el año 2005 el sector eléctrico español generó un déficit de 3.810,5 millones de euros. Según la Comisión Europea este hecho se podría deber a las posibles ayudas económicas ilegales que el Estado habría ofrecido a las grandes y medianas empresas y a los operadores tradicionales en España en forma de tarifas eléctricas reguladas "artificialmente bajas". Si las sospechas de Bruselas se confirman, podrían obligar a las eléctricas a devolver la supuesta compensación que recibieron del Estado.

El ejecutivo comunitario aclaró que su investigación no concierne a las tarifas reguladas para las pequeñas empresas y los usuarios domésticos, pero, lo cierto es, que seremos todos los usuarios los que con una subida en las tarifas pagaremos el déficit generado por estas "ayudas". Este déficit de 2005 se financiará por un recargo que tendrán que pagar todos los consumidores españoles en su factura de electricidad durante los próximos 14 años.

Tanto el Gobierno como el sector eléctrico reconocen que la generación de éste déficit es la consecuencia de no subir la tarifa eléctrica lo suficiente y estiman que para corregir este desajuste se tendría que incrementar en un 20% la factura del recibo de la luz, lo que generaría un problema social importante que hace que se vayan a aplicar otras medidas. De este modo para este año se aprobó una subida media de la tarifa eléctrica de un 4,3%, para compensar la deuda.

Según Bruselas, España fijó en 2005 unas tarifas muy bajas para las grandes y medianas empresas y también para aquellas con gran consumo de energía y señala que éstas cantidades pudieron suponer "cantidades importantes de ayuda al funcionamiento" a estas compañías y a los operadores tradicionales del sector eléctrico que con ello han conseguido un beneficio por parte del Estado español en detrimento de nuevos proveedores potenciales que podrían haber entrado en el mercado incrementando así la competencia y beneficiando a los consumidores.

VENTAJAS FRENTE A OTROS ESTADOS MIEMBROS

El posible falseamiento de la competencia en un mercado eléctrico liberalizado como lo es español, preocupa a Bruselas ya que estas empresas españolas podrían haberse beneficiado de "ventajas" frente a sus competidores de otros Estados miembros, según explicó el portavoz de Competencia de la Comisión Europea, Jonathan Todd.

Asímismo, la Comisión recordó que su investigación sobre la competencia en el mercado de la energía ya puso de relieve los problemas planteados por las tarifas bajas reguladas por el Estado. España ya ha sido expedientada por este motivo al considerar el Ejecutivo Europeo que las tarifas podrían ser incompatibles con la directiva de la liberalización de la electricidad.