Crónica ETA (3).- La Ertzaintza cree que el ataque en Barakaldo fue kale borroka y descarta la autoría de ETA

Actualizado 05/02/2007 20:02:45 CET
Actualizado 05/02/2007 20:02:45 CET

Crónica ETA (3).- La Ertzaintza cree que el ataque en Barakaldo fue kale borroka y descarta la autoría de ETA

- El artefacto hallado en la estación es similar a los utilizados en otros actos de violencia callejera

BILBAO/MADRID, 5 Feb. (OTR/PRESS) -

El ataque que la pasada madrugada sufrió la estación de tren de Luchana en Barakaldo (Vizcaya) fue un acto de kale borroka y no un atentado de ETA como en principio se había barajado. El artefacto, que únicamente ocasionó daños materiales, era de fabricación casera y muy similar a los utilizados en otros actos de violencia callejera. De hecho los agentes de la Ertzaintza pudieron comprobar que fue rociado con gasolina, un 'modus operandi' típico de la kale borroka y muy alejado de los atentados etarras.

Los atacantes de la estación de Barakaldo tuvieron que forzar la puerta de la entrada al edificio de Renfe para colocar el artefacto explosivo que detonaron entorno a las doce y media de la noche. Durante su inspección del lugar de la explosión los efectivos de la Ertzaintza encontraron resto de un bidón que los primeros análisis indican que contiene líquido inflamable.

Todo esto hace descartar a la Policía autonómica que se trate de un atentado de ETA, algo que se pensó en un primer momento dada la magnitud de la explosión. De hecho, antes de que la Ertzaintza desechara la línea de investigación que apuntaba a ETA para centrarse en la kale borroka, el consejero vasco de Interior, Javier Balza señaló que se estaba trabajando sobre ambas hipótesis teniendo en cuenta "la dimensión de la catástrofe".

La explosión causó importantes daños materiales en el edificio de una altura situado a la entrada de la estación y los cascotes llegaron incluso a dañar las vías. Por la estación de Luchana transitan dos líneas ferroviarias, la C1, que une Bilbao Abando y Santurce, y la C2, que une Bilbao con Abando y Muskiz. Ambas operan con normalidad desde las cinco de la mañana.

OTROS DOS ATAQUES

La importante explosión en la estación de Barakaldo no fue el único episodio de kale borroka que se vivió la pasada noche. Un grupo de desconocidos lanzó dos botellas incendiarias contra un cajero automático en la localidad navarra de Ugarte y en Llodio (Alava) agentes de la Ertzaintza localizaron un artefacto casero -compuesto por dos aerosoles y petardos- en otro cajero automático antes de que hiciera explosión.

Durante todo el día se han sucedido las muestras de repulsa y condena a estos ataques, especialmente al de Barakaldo. En un comunicado el Gobierno vasco manifestó su repulsa "hartazgo, cansancio e indignación" que provocan estos actos en la ciudadanía y les preguntó a sus autores si "de verdad se creen que generan esperanzas para la paz". En esta misma línea, Balza se preguntó "para qué sirve esto y a dónde nos conduce" y señaló que en la situación actual existe "un riesgo claro" de que ETA pueda cometer atentados y realizó un llamamiento para que todos estemos preparados.

Por su parte el portavoz del PSE, Rodolfo Ares, expresó su "condena más enérgica y rotunda" ante lo que definió como "un brutal atentado" y emplazó a la izquierda abertzale a condenar "con claridad" estos ataques y a explicar si el diálogo que busca es "con bombas". Para el PP el último "atentado" en Baracaldo evidencia que la banda terrorista no tiene intención de dejar la violencia, según señaló su secretario general Ángel Acebes. Más allá fue el secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio que denunció hoy que algunos de los asistentes al "akelarre" celebrado ayer por la izquierda abertzale en el frontón de la Esperanza de Bilbao "son los responsables de lo que, después, ha ocurrido en Barakaldo".