Actualizado 07/12/2006 19:45 CET

Crónica ETA (2).- La falta de pruebas obliga a la Audiencia Nacional a absolver al etarra acusado de secuestar a Aldaya

- Ni Fiscalía ni AVT utilizaron contra Vicario Setién la muestra de su ADN que se encontró en el zulo donde retuvieron al empresario

- El Ministerio Público replica al tribunal que pudo usar esa prueba porque ya constaba en el sumario del caso

MADRID, 7 Dic. (OTR/PRESS) -

La falta de pruebas ha obligado a la Audiencia Nacional a absolver al etarra Gregorio Vicario Setién, acusado de participar en el secuestro del empresario vasco José María Aldaya. O eso es al menos lo que dice en tribunal en su sentencia, en la que señala que no se presentaron pruebas suficientes para condenar al etarra y constata que ni el fiscal Ignacio Gordillo ni el abogado de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) -personada en la causa como acusación particular- presentaron en la vista oral un informe pericial que demostraba la existencia de una maquinilla de afeitar con el ADN del acusado hallada en el zulo donde Aldaya permaneció secuestrado durante 341 días. La Fiscalía no tardó en replicar a la Audiencia, y señaló que, valiéndose de la doctrina del Supremo, el tribunal podría haber utilizado esa prueba al estar incluida en el sumario del caso.

Los tres magistrados de la Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional que el pasado 11 de septiembre ordenaron remitir el informe pericial realizado por la Policía sobre el perfil genético que resultó del análisis de la maquinilla tanto al fiscal como a las demás partes personadas en esta causa, "sin que el mismo se introdujera en el plenario", es decir, en la vista oral.

La maquinilla de afeitar fue intervenida en enero de 2001 en el local del Polígono Gaviria de Irún (Guipúzcoa), donde se encontraba el zulo que fue utilizado tanto en el secuestro de Aldaya como en el del empresario Cosme Declaus, tal y como también señala la sentencia de la Audiencia. Al no haberse podido valorar esta prueba, sólo existían contra Vicario Setién las declaraciones realizadas en su día por el matrimonio formado por Francisco José Ramada Estévez y Sagrario Yoldi, quienes fueron condenados en 2004 por la Audiencia Nacional por construir el zulo y atender a Aldaya durante el secuestro, perpetrado el 8 de mayo de 1995.

La sentencia recuerda que, según la jurisprudencia, "las declaraciones de coimputados sólo pueden ser tenidas en consideración con alcance probatorio cuando son corroboradas mediante algún dato externo". Así, y a pesar de que el tribunal considera que "la realidad del secuestro" padecido por Aldaya quedó acreditada por todas sus declaraciones debe absolver Vicario Setién "al no haber conseguido las acusaciones pública y popular con la prueba propuesta y practicada en el acto del juicio oral destruir la presunción constitucional de inocencia del procesado".

Además de la absolución de Aldaya, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dio a conocer hoy otras dos sentencias que exoneran a los etarras Miguel Guillermo San Argimiro y José Luis Beotegui del delito de pertenencia a organización terrorista por el que fueron juzgados recientemente.

LA FISCALÍA RECURRIRÁ

Tras conocer la sentencia la Fiscalía no tardó en rebatir el argumento de la Audiencia Nacional. El portavoz de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, Vicente González-Mota, subrayó que el informe pericial sobre el ADN de Vicario Setién estaba incluido en el sumario del caso por lo que pudo ser tomado en consideración por el tribunal a la hora de dictar sentencia. "Como estaba en el sumario y no había sido impugnada por ninguna de las partes la prueba figuraba en la causa, y por lo tanto la Fiscalía entiende que debería haber sido valorada por el tribunal", afirmó.

El portavoz del Ministerio Público señaló que la doctrina del Tribunal Supremo permite valorar una prueba que no haya sido presentada en juicio oral siempre que esté incluida en el sumario y no haya sido impugnada por las partes, por lo que anunció que "previsiblemente el próximo lunes se decidirá recurrir la sentencia absolutoria ante el Tribunal Supremo".