Actualizado 15/06/2007 22:28 CET

Crónica Exteriores.- Zapatero: "España está dispuesta a flexibilizar su postura para que Europa salga adelante"

- Dice que existe "un compromiso" con lo establecido en la Constitución, pero no descarta "mejorar" el reparto de votos

BERLÍN/VARSOVIA, 15 Jun. (OTR/PRESS) -

Doble mensaje del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en su viaje a Berlín para entrevistarse con la canciller alemana, Angela Merkel, en lo que supone la preparación de la Cumbre europea del 21 y el 22 de junio, donde el tema central será el Tratado constitucional que debe hacer "que Europa funcione". Mientras que, por un lado, Zapatero aseguró que "España está dispuesta a flexibilizar su postura para que Europa salga adelante", el jefe del Ejecutivo español advirtió que, si se reabre el debate del reparto de votos -en el que España no es de las favorecidas- no descarta "intentar mejorar" la situación de nuestro país, pese a que existe "un compromiso" con lo aprobado en la anterior Constitución.

Inicialmente, en la rueda de prensa que ofreció junto a Merkel, Zapatero abogó claramente por "avanzar ante el reto" que tienen "todos los europeos". "España quiere que Europa funcione, que sea ágil, que sea una Europa volcada en sus ciudadanos y para eso necesitamos un Tratado", proclamó el presidente, que aseguró que en esa "nueva etapa constructiva, positiva y de encuentro" que se abre con la Cumbre europea del 21 y el 22 España "está dispuesta a contribuir activamente" en favor "del Tratado constitucional, para que se produzca un acuerdo la semana que viene".

"Vamos a ser leales colaboradores de la canciller Merkel para lograr el acuerdo y lo digo desde un país que tiene una gran legitimidad porque ha votado 'Sí' en referéndum y está dispuesto a flexibilizar su postura para que el tratado salga adelante", remachó. "Estamos absolutamente convencidos de que ésa es la voluntad de la gran mayoría de los países de la UE y estamos convencidos de que éste es el mejor momento", afirmó el presidente, antes de mostrar también su seguridad sobre que "el liderazgo y la energía que la canciller Merkel viene poniendo en estos meses va a dar sus buenos resultados".

No obstante, respecto a la postura de Polonia y su amenaza de bloquear el progreso del Tratado constitucional si no se tienen en cuenta sus demandas de reconsiderar el sistema de reparto de votos, Zapatero dijo que "si se abriera el debate" España también "intentaría mejorar, lógicamente, su situación", como "lo harían todos los países". Esto pone de relieve que para el Gobierno español no es vital defender el sistema de doble mayoría (55 por ciento de Estados miembros que representen el 65 por ciento de la población europea) que establece el Tratado.

EUROPA NECESITA AVANZAR

El presidente allanó el camino de su visita a Varsovia señalando que su mensaje para los gemelos Kaczynski, euroescépticos nacionalistas -que suavizaron su postura tras la visita del presidente francés, Nicolas Sarkozy- será el de que los europeos necesitan "avanzar". "Siempre he pensado que es más difícil ponerse de acuerdo cuando hay que repartir los presupuestos de Europa que incluso cuando hay que llegar a compromisos políticos sobre la gobernabilidad europea", afirmó, antes de añadir que "si hay voluntad política ésa voluntad política ha de estar por encima de las matemáticas, y por cierto que éstas suelen ser a veces muy coyunturales", apostilló.

Entre las peticiones de España, Zapatero señaló que "una regla esencial es que la mayoría cualificada se extienda a muchas de las competencias y de los poderes europeos" y que se produzca "un salto cualitativo y cuantitativo en cuanto al régimen de las mayorías cualificadas". "Europa no puede funcionar ante los problemas que hoy tiene si seguimos en un régimen de unanimidad en tantos capítulos de las políticas comunes", señaló, abogando también por la instauración de una Presidencia del Consejo permanente, una política exterior, "que la carta de Derechos tenga relevancia jurídica y, por supuesto, que en materia de justicia y de interior tengamos la ambición que necesita la UE".

Por su parte, la canciller alemana alabó la labor positiva de España, ya que ésta "siempre ha mostrado una muy buena cooperación en el proceso del Tratado constitucional". Merkel también expresó su impresión de que en los próximos días el trabajo conjunto "seguirá también siendo muy positivo". La canciller alemana, quien se refirió a Zapatero como "amigo de Alemania", destacó el "alto grado de flexibilidad demostrado por España en su deseo "de que Europa avance". "Pero también hay líneas rojas en Europa a las que no debemos renunciar", apuntó, ya que "Europa está fundada en una serie de valores comunes".