Actualizado 08/02/2007 21:26 CET

Crónica Gente (2).- Britney Spears, abandonada por su novio

LOS ANGELES/MADRID, 8 Feb. (OTR/PRESS) -

Breve pero intenso. Así fue el romance entre la otrora princesa del pop, Britney Spears, y el modelo Isaac Cohen. El maniquí, de 25 años, no ha podido soportar el frenético ritmo de vida de la artista y ha decidido separarse de la cantante y madre de dos hijos. Britney ve así cómo llega a su fin la primera relación seria que había mantenido tras la separación de su marido Kevin Federline, con el cual se disputa actualmente la custodia de sus dos hijos, Jayden James y Sean Preston.

La separación, aunque fue idea de Cohen, ha sido "muy amigable", según afirma la agente del modelo Brandi Lord en declaraciones a la revista 'People', recogidas por OTR/Press. "Ambos están muy ocupados con sus carreras. Ella acaba de salir de su matrimonio y tiene dos hijos pequeños de los que ocuparse. Su agenda está completa, y lo mismo pasa con él", aseguró.

La representante de Cohen también apuntó que no han ningún tipo de resentimiento ni nada que impida que sigan siendo amigos. "Ellos nunca se plantearon casarse", señaló Brandi que apuntó que se trataba de una relación desenfadada e informal en la que ambos "lo pasaban bien juntos".

El modelo ha sido la primera pareja medianamente estable de Spears desde que en otoño se separara de su marido Kevin Federline. La pareja se conoció a través del coreógrafo de la artista que los presentó el pasado mes de diciembre. Tras hacerse público su romance con la rutilante estrella del pop -últimamente más habitual de las revistas del corazón que de las musicales- la carrera y el caché de Cohen se dispararon. De hecho, el modelo, que en América protagoniza la campaña publicitaria de la cadena de comida rápida McDonal's, tuvo que dar de baja su página personal en Internet debido a los numerosos contactos, comentarios y solicitudes que empezó a recibir a diario.

SU MOMENTO ESTELAR

Las malas lenguas decían entonces que Cohen no era sincero y se estaba aprovechando de la popularidad de Britney para darse a conocer, ya que según confesó su intención es ser actor. Ahora, cuando ya se ha hecho un hueco entre el universo de las 'celebrities' no es de extrañar que se insinúe que decide dejar a la diva al haber conseguido ya su objetivo.

En todo caso durante estos dos meses escasos de relación, el romance entre Spears y Cohen, habituales de las fiestas más glamourosas y alocadas de Hollywood, nos ha dado algunas imágenes imborrables. Y entre ellas, el momento estelar se vivió sin duda el 18 de enero, cuando las fotos de Britney chupando una pirueta tras vomitar encima de su novio dieron la vuelta al mundo y pusieron de manifiesto los excesos etílicos de la 'princesa del pop'. Una imagen, la de Cohen recogiendo el vómito de su pareja, que demostró que el amor -o la ambición- pueden con todo.