Actualizado 29/10/2006 16:26 CET

Crónica Indemnización.- Un hombre que estuvo en coma hace casi 10 años recibe una indemnización de 160.000 euros

- El paciente no recibirá el total de la cantidad solicitada porque el Alto Tribunal Catalán considera que él también es culpable

MADRID, 29 Oct. (OTR/PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) condenó a la Consellería de Salud y al Instituto Catalán de la Salud (ICS) a indemnizar a un paciente con un tumor cerebral que tenía que haber sido operado, pero que en lugar de ello le sometieron a una radioterapia. El resultado de esta mala práctica fue un coma del que afortunadamente el afectado pudo salir en pocos meses. La cantidad que recibirá asciende a 160.000 euros.

Después de casi diez años, Jordi M.P recibirá una indemnización de más de 160.000 euros. Así lo ha estipulado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña al considerar que el personal médico que atendió en 1994 al paciente cometió una negligencia médica, al someterle indebidamente a una radioterapia para tratar un tumor cerebral que se le debía haber extirpado mediante una operación.

Sin embargo, el Alto Tribunal consideró que el afectado también tuvo su parte de culpa. Para el TSJC él fue quien decidió retrasar la intervención quirúrgica para la extirpación del tumor a pesar de que los médicos se lo habían planteado desde el primer momento.

La historia de Jordi M.P comenzó en 1988 cuando se le diagnosticó un tumor cerebral benigno. El paciente se sometió a dos operaciones para extirpárselo. En una de las revisiones médicas a las que asistió le aseguraron que aún quedaban restos tumorales, pero que sólo afectaba la parte exterior del cráneo.

No fue hasta 1994 cuando los médicos le propusieron volver a operarse, aunque le advirtieron de los riesgos que podría correr si finalmente decidía entrar de nuevo en el quirófano. El enfermo no estaba plenamente convencido, y quiso pensarse durante un tiempo si finalmente se operaba o no. Medio año después, le practicaron una resonancia magnética en la que los médicos apreciaron que el tumor había crecido de forma considerable, y que esta vez afectaba a la zona interna del cráneo.

MALA DECISIÓN

A pesar de que el historial médico indicaba que el mejor tratamiento era la intervención quirúrgica, según los peritos del caso, el médico consideró más adecuado aplicarle radioterapia urgentemente. El doctor aseguró al paciente que la operación era muy arriesgada debido a la zona en la que estaba situado el tumor, y que era muy probable que no se consiguiera extirpar completamente.

Tras varias sesiones Jordi M.P. entró en coma por hipertensión endocraneal. Varios meses después el afectado pidió el alta voluntaria, para ir a buscar un neurocirujano en otro centro donde finalmente le extirparon el tumor en su totalidad.

Jordi no actuó correctamente al no querer operarse desde el primer momento en el que los médicos se lo plantearon. Esto ha hecho que el Alto Tribunal no haya aprobar la cantidad que el paciente solicitó en el momento de la denuncia y que ascendía a 321.855 euros. De este modo, la inmdenización final, por las secuelas físicas que padece, de la que se beneficiará será de 160.927 euros.

Lo más leído

  1. 1

    Las naves Voyager detectan nueva física única del medio interestelar

  2. 2

    Abascal comunica al Congreso un préstamo de 736.000 euros para comprar su nueva casa

  3. 3

    Isa Pantoja saca la cara por Asraf y justifica sus críticas a la familia Pantoja

  4. 4

    La cineasta Claudia Barral reflexiona sobre la influencia de las redes sociales en un curioso experimento de Pepsi MAX

  5. 5

    El Congreso aprueba por amplia mayoría los presupuestos del Gobierno de Sánchez e Iglesias