Actualizado 25/06/2007 21:22 CET

Cronica Marbella.- ((Actualiza la anterior con recurso de la defensa de Roca))

Archivado el caso de las libretas de Juan Antonio Roca

- El cerebro de la 'Operación Malaya' denunció los hechos como violación de los derechos fundamentales de los internos

MÁLAGA, 25 Jun. (OTR/PRESS) -

El juez de Instrucción número 5 de Málaga ha archivado la querella presentada por el presunto cerebro de la trama de corrupción en el Ayuntamiento de Marbella (Málaga), Juan Antonio Roca, por la retirada de cinco libretas antes de ser trasladado de la cárcel de Alhaurín de la Torre en Málaga a la de Albolote en Granada, al entender el magistrado que fue una medida que se enmarca "dentro de las competencias asignadas a las instituciones penitenciarias". Roca había interpuesto una denuncia, ya que según él se había violado los derechos fundamentales del interno. Sus abogados ya han recurrido el sobreseimiento de la causa.

Los hechos sucedieron en octubre del año pasado, cuando a Roca le fueron retirados cinco libretas en las que realizaba dibujos de la prisión y anotaciones sobre compañeros internos. Esta medida fue acordada por el ex subdirector de Seguridad de la prisión y actual director, Antonio Guerrero, imputado en la causa, al igual que el que era en ese momento responsable de la cárcel, Ángel Herbella, contra el que inicialmente los abogados de Roca presentaron la querella por los delitos de prevaricación, infidelidad en custodia de documentos, revelación de secretos y contra los derechos fundamentales de los internos.

Pero ahora, el juez acuerda el sobreseimiento provisionalmente y archivo de la causa, por concluir, según el auto que los hechos relatados en la querella y acreditados en la instrucción "son el resultado del ejercicio de uno de los mecanismos de control y prevención aplicables a los internos al amparo de la Ley General Penitenciaria, sin que sea observable actuación alguna digna de reproche penal".

Así, el magistrado precisa que el ex asesor de Urbanismo marbellí "es un interno preventivo incluido en el Fichero de Internos de Especial Seguimiento y de Características Especiales y recuerda que el subdirector de Seguridad expuso en su declaración como imputado y en la orden escrita que en ese momento entendía que los cuadernos "podrían atentar a la seguridad del centro". Con esto, el juez dice que dicha intervención "lo fue en el ejercicio de las competencias asignadas a Instituciones Penitenciarias, en este caso, al subdirector de Seguridad, pues entendió que dicha información pudiera afectar a la seguridad y orden del centro, además de a la propia seguridad de los funcionarios".

De esta forma, el instructor niega vulneración de los derechos fundamentales del interno, por entender que la Ley Penitenciaria "da cobertura y fundamenta" la actuación llevada a cabo por el subdirector y por los funcionarios; y apunta que una vez retiradas las libretas se enviaron al Juzgado número 5 de Marbella, que instruye el caso 'Malaya', "para su control y resolución", por lo que "no puede deducirse un ánimo de limitación de los derechos del interno".

INFIDELIDAD EN LA CUSTODIA DE DOCUMENTOS

Respecto a una posible infidelidad en la custodia de documentos y revelación de secretos, el juez indica que "no se ha podido acreditar el origen de la filtración de información publicada", aunque precisa que en la instrucción "no ha quedado acreditado" que se rompiera la cadena de custodia de los documentos ni tampoco "de donde procedió la información que posteriormente fue publicada".

Por último, estima "intrascendente" en este caso si se recibió llamada en la coordinación de seguridad de Madrid por parte del subdirector de la prisión malagueña y considera que estos hechos hubieran sido susceptibles de control jurisdiccional con acciones ante el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria.

Los abogados de Juan Antonio Roca ya han recurrido la decisión ante el mismo juzgado y, subsidiariamente, en apelación ante la Audiencia Provincial; y se alega una presunta vulneración del derecho de defensa. En este sentido, la defensa de Roca alega que previamente se acordó deducir testimonio de los cuadernos, que estaban en el Juzgado de Instrucción número 1 de Málaga, donde se abrieron diligencias contra Roca por un delito de amenazas --causa que se archivó también--; pero finalmente "se ha dictado la resolución sin que se haya deducido testimonio y por tanto sin saber el contenido de los cuadernos".