Actualizado 07/11/2007 20:00 CET

Crónica México.- Al menos 2 muertos y una quincena de desaparecidos por el alud que sepultó un pueblo en Chiapas

- La mayoría de los habitantes desalojados ya están ubicados en albergues

MEXICO DF, 7 Nov. (OTR/PRESS) -

El alud que el lunes arrasó la comunidad de San Juan Grijalva, en el estado de Chiapas (al sur de México), deja un balance de al menos dos fallecidos y en torno a una quincena de desaparecidos. En este caso, la cifra es variable puesto que debido al caos que se ha producido en el pueblo, es difícil cuantificar el número exacto de personas cuyo paradero es desconocido. De los 140 habitantes que tiene la comunidad, ahora sumida en el barro, 95 ya han sido realojadas en albergues de la localidad de Ostuacán.

Las lluvias que durante más de una semana han afectado al estado de Chiapas, al sur de México, causaron el pasado domingo un desprendimiento de tierra sobre el río Grijalva, en el pueblo de San Juan Grijalva, y provocó una gran ola que sumergió a la comunidad en el barro. Los habitantes del pueblo escucharon un gran estruendo durante la noche y vieron como multitud de piedras se les venía encima cayendo por las laderas cercanas. "No sabíamos qué pasaba y cuando salimos vimos que se abría la tierra", Domingo Sánchez, de 21 años, explicaba cómo vivieron aquellos dramáticos momentos. "Echamos a correr... pero la tierra nos venía encima", relató.

Entonces, sorprendentemente, fue el ganado el que ayudó a la población a huir de la tremenda ola de tierra que iba arrasando sus casas. Al escuchar los primeros estruendos del alud, los animales corrieron hacia la sierra y sus dueños corrieron tras ellos, al pensar en un primer momento que se escapaban o que alguien los estaba robando. "Era una ola insoportable que revolcaba todo: casas, gente, todo. No quedó nada". Sánchez describía así esa imagen que ha quedado grabada en su retina ante la angustia que le obligó a luchar por su vida junto a su madre y a su esposa, a sabiendas de que su única salvación pasaba por llegar a un lugar elevado.

El balance que hasta ahora ha dejado a su paso el desprendimiento es de al menos dos muertos, de los que una de ellas ya ha sido identificada como una mujer de 40 años, mientras que del otro fallecido sólo se sabe que es un hombre. Sin embargo, en palabras del gobernador de Chiapas, Juan Sabines, "posiblemente sean más". En cuanto al número de desaparecidos, la cifra varía en función de los medios consultados, de forma que se desconoce el paradero de al menos 14 personas. En las labores de búsqueda participan buzos que se sumergen en las aguas para entrar en las viviendas inundadas y buscar a los desaparecidos. La población de San Juan Grijalva está formada por 140 habitantes, de los que 95 ya están plenamente ubicados en albergues de Ostuacán, la principal localidad del municipio del mismo nombre al que pertenece San Juan Grijalva.

UN "MINITSUNAMI"

Lo cierto es que las lluvias no conceden un respiro al sur de México, que en pocos días ha sufrido dos catástrofes de gran importancia y de las que tardará en recuperarse. Si en un principio fueron las inundaciones de Tabasco, que dejaron bajo el agua a un 80% del estado y afectaron a medio millón de personas, en esta ocasión le tocó el turno a cercana localidad de San Juan de Grijalva. Ésta se localiza a poco más de 70 kilómetros al sur de Villahermosa, capital de Tabasco, que a su vez se separa en unos 650 kilómetros al sur de la capital mexicana.

Debido a la gravedad de las inundaciones, el Gobierno de Felipe Calderón anunció hoy la creación de un fondo para la reconstrucción de Tabasco con una suma inicial de 700 millones de dólares. En el caso del alud de Chiapas, denominado por el gobernador Juan Sabines como un "minitsunami", costará muchos esfuerzos que la pequeña localidad vuelva a la normalidad.