Actualizado 29/10/2006 18:44 CET

Crónica Repsol.- Repsol YPF firma un acuerdo con Bolivia que "garantiza la seguridad jurídica de sus inversiones"

- Morales estima que la renegociación de los contratos con las diez petroleras les reportará 4.000 millones de euros en cuatro años

MADRID, 29 Oct. (OTR/PRESS) -

La petrolera Repsol YPF firmó esta madrugada un acuerdo con el Gobierno boliviano para continuar operando en el país que "le garantiza un marco de seguridad jurídica para sus inversiones", en palabras de la propia compañía. Además de Repsol, otras nueve empresas que operan en el país llegaron a un acuerdo de renegociación de sus contratos, un paso que el Gobierno boliviano estima reportará unos 4.000 millones de euros para el pueblo en los próximos cuatro años.

Pese a los rumores de los últimos días, no ha sido hasta esta madrugada el momento en que la petrolera española y el gobierno boliviano ha firmado un nuevo contrato para la explotación de los recursos en el país andino. La firma pone fin a la incertidumbre sobre el futuro de la compañía en Bolivia después de que el pasado mes de mayo el presidente Evo Morales anunciara la nacionalización de sus hidrocarburos y diera un plazo de seis meses a las empresas que operan en el país para renegociar sus contratos.

Tras intensas negociaciones que se prolongaron hasta el último momento, la propia compañía aseguró en un comunicado que los nuevos contratos "garantizan la rentabilidad de las inversiones realizadas hasta el momento y la de las que se realizarán en un futuro". En la actualidad la compañía española, una de las que más ha invertido en el país, posee derechos mineros sobre 32 bloques, siete de explotación con una superficie neta de 9.264 kilómetros cuadrados y 25 bloques de explotación con un área de 2.174 kilómetros cuadrados.

Entre octubre de 1997 y marzo de 2006 la petrolera invirtió 1.167 millones de dólares y se ha convertido en uno de los mayores contribuyentes fiscales del país, con 1.275 millones de dólares de aportes por concepto de impuestos directos, patentes sobre el dominio minero y regalías y participaciones.

En un comunicado, la empresa explicó que el nuevo marco de garantías jurídicas permitirá el desarrollo de nuevos proyectos de inversión en el país, "lo que redundará en un mayor bienestar para la sociedad boliviana". En la actualidad la empresa española genera en Bolivia 300 empleos directos y 3.000 indirectos.

MISION CUMPLIDA

Repsol es una de las diez compañías con las que se ha llegado a un acuerdo y que el Ejecutivo boliviano estima redundará en 4.000 millones de euros para el pueblo boliviano en los próximos cuatro años. Así lo aseguró el propio presidente del país, Evo Morales, durante el acto de la firma, quien consideró que con la renegociación de estos acuerdos suponía una "misión cumplida" con el pueblo boliviano.

Hasta La Paz se trasladó el secretario de Asuntos Exteriores de España, Bernardino León, para seguir de cerca el curso de las negociaciones. Desde el Gobierno manifestaron su satisfacción por este acuerdo, que demuestra "que la vía del diálogo ha permitido mantener y dar seguridad jurídica a una empresa española en Bolivia".

También se pronunció sobre el tema el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, quien manifestó su satisfacción porque de esta manera "se desmonta la campaña catastrofista contra Morales". Llamazares resaltó que se ha conseguido que los bolivianos recuperen la soberanía de los recursos naturales mientras Repsol reconoce que es el pueblo boliviano el que tiene soberanía sobre sus recursos naturales.