Andrés Aberasturi.- Carta a don Manuel Chaves

Actualizado 24/02/2009 1:00:51 CET

MADRID, 24 Feb. (OTR/PRESS) -

Muy señor mío: Aunque el ministro Bermejo ya ha presentado la dimisión o el cese o lo que toque -los compañeros analizan la cosa hoy con lupa- me va a permitir que ya que el ex titular de Justicia denunciaba que estaba siendo utilizado, me apunte yo también al carro de esta "utilización" pero a propósito de lo que usted, Señor Chaves, dijo como de pasada tras los incidentes de la dichosa jornada cinegética. ¡Menos mal que se ha dado usted cuenta de que sería necesario unificar los permisos de caza para todas las autonomías! el tema es verdaderamente urgente. Yo, en su lugar, llevaría la cosa por la vía rápida porque es realmente un disparate que cada autonomía tenga su propia licencia de caza. No se entiende y los problemas que esto provoca son, como se ha visto, verdaderamente trascendentes y graves.

Ahora bien, que tengan que valorar la discapacidad de mi hijo en cada comunidad por la que pase* eso puede esperar. Que cada vez que pido una receta para un medicamento le den alta sin más en la Seguridad Social de Madrid o Castila La Mancha, o de donde esté en ese momento, eso carece de importancia. Que haya que cambiar la medicación según la comunidad porque los medicamentos de unos no están en la lista de otros* ¿a quién le importa? Lo verdaderamente trascendente es que un señor ministro pueda cazar aquí o allí. Si una ambulancia se tiene que parar en la frontera de una comunidad y tiene que ser otra la que traslade al enfermo por la comunidad contigua, eso no importa; hay que engordar los ingresos de las comunidades siempre que no sea a costa de los venados de un señor ministro. Su compañero de partido, don José Blanco, también se ha referido al asunto y ha hecho la comparación con el disparate que sería tener diecisiete carnés de conducir.

Sus opiniones, la de los dos, sobre la necesidad de acabar con los permisos de caza descentralizados, ofenden. Ofenden a los discriminados en cosas tan esenciales como la salud, la educación, la economía y hasta la propia Justicia; es decir, ofenden a la mayoría de los ciudadanos. Como imagino que no me lee, le remito a que alguno de sus ayudantes le busque un articulo titulado "Mi hijo" y en el que contaba el víacrucis de un chico discapacitado por culpa de una burocracia impresentable, de una forma de entender el estado que a muchos nos resulta inmoral, injusta y hasta ilegítima. En ese artículo me refería sólo a la parte médica y social pero podría escribir otro sobre las distintas prestaciones, los diferentes baremos, la educación* No hablé -y reconozco que fue un error- de los permisos para cazar.

OTR Press

Fernando Jáuregui

Pablo Iglesias no quiere al Rey

por Fernando Jáuregui

Cayetano González

Desprestigio exprés

por Cayetano González

Rafael Torres

El voto del discapacitado

por Rafael Torres

Fermín Bocos

El precio del poder

por Fermín Bocos