Carmen Tomás.- Y ahora la política

Actualizado 02/07/2014 12:00:24 CET

MADRID, 2 Jul. (OTR/PRESS) -

Muchos no se lo creen y no les falta razón. Ya ha pasado el ecuador de la legislatura, durísima etapa, pero en este tiempo dedicado a enderezar el rumbo económico del país, esto es así le pese a quien le pese, es cierto que el PP ha abandonado la política con mayúsculas. El 25 de mayo recibió un duro castigo y una seria advertencia: la situación podría repetirse en las próximas elecciones autonómicas y municipales, para empezar. ¿Se ha puesto el PP las pilas? Es la gran pregunta. De momento, la intención va en la buena dirección.

Propuestas como la reducción de diputados autonómicos, el número de aforados, de municipios, los cambios en la ley electoral son demandas ciudadanas que están encima de la mesa desde hace meses y han sido bandera electoral de la izquierda, aunque luego a la hora de la verdad te salen con que eso es restar democracia. Pero la mirada de los populares y del gobierno no debería estar tanto en qué dicen los que se han echado al monte, sino en lo que le reclaman sus votantes y lo que el país necesita para acabar de rematar esas promesas no sólo de regenerar la vida pública, sino la de adelgazar una administración pública asfixiante y enorme que se lleva una parte importante de los recursos y que está retrasando la recuperación de la economía y sobre todo del empleo.

El pequeño problema es que para avanzar en esos temas no basta con que el partido de gobierno lo quiera y lo inicie. El desaguisado que tiene montado el PSOE no ayuda precisamente. Todos son asuntos que requieren consenso. En unos quince días sabremos quién será el nuevo secretario general, pero ya se duda de que este paso solucione o aclare qué quieren ser los socialistas y si habrá forma con Madina o con Sánchez de entablar un diálogo serio que encamine el país hacia esa regeneración democrática y reducción del aparataje estatal, autonómico y municipal que reclaman muchos ciudadanos. Los sacrificios, la reducción del gasto tiene que venir ahora por ahí. Claro, que si el PSOE echa en brazos de la izquierda radical o por sectarismo, como ya avanzado el candidato socialista Pedro Sánchez, con el PP ni en Europa ni en España, difícilmente se va a poder avanzar en alguno de esos terrenos. Todo, pues, está en el aire, aunque como digo la intención es buena.

Para leer más

OTR Press

Julia Navarro

La hora de la verdad

por Julia Navarro

Pedro Calvo Hernando

De Rufián a Greta

por Pedro Calvo Hernando