Carmen Tomás.- Octubre sigue siendo malo en empleo.

Publicado 04/11/2015 12:00:11CET

MADRID, 4 Nov. (OTR/PRESS) -

Ya sabemos que estadísticamente el mes de octubre no es precisamente bueno para el empleo. Acaba la gran temporada turística que supone el verano y lógicamente muchos trabajadores de este sector, y también de la agricultura con el cierre de las campañas, se van al paro. Hay que decir, sin embargo, que este octubre es uno de los mejores de la serie histórica, donde de media se han perdido en este décimo mes del año en torno a los 100.000 puestos de trabajo. Además, en este octubre se han ganado afiliados a la Seguridad Social. Casi 32.000 personas han encontrado empleo y lo han hecho en el sector de la educación y también en la construcción. La contratación ha crecido un 3,1 por ciento y aunque la mayoría de los contratos son temporales, de todos los contratos en vigor el 26 por ciento son temporales, una tasa más baja que la que dejó el anterior gobierno socialista. En lo que va de año, el paro ha bajado en 350.000 personas y la afiliación a la Seguridad Social ha crecido en 530.947, un 3,18 por ciento, es decir al ritmo de la economía.

En todo caso, el mercado laboral sigue presentando algunas anomalías, muchas derivadas de la caída de la población activa por diversos motivos. Primero porque hay extranjeros y españoles que se van del país buscando mejores oportunidades o el desánimo de los parados de larga duración. También hay que señalar la bajada cualificación de muchos trabajadores y el gran problema demográfico que nos atenaza y al que se le hace bastante poco caso. La reforma laboral, que ahora parece querer cargarse el Partido Socialista, logró frenar la sangría de destrucción de empleo, gracias entre otras cosas a la posibilidad de negociación entre empresario y trabajador. No se sostiene el discurso de Pedro Sánchez al atribuir a la reforma laboral la destrucción de puestos de trabajo, cuando se han creado desde la aprobación de la reforma del PP un millón de empleos. Pero, sí parece que hay que darle una vuelta, sobre todo en lo que tiene que ver con la formación de tantos miles y miles de personas que se bajaron del andamio o que ni siquiera estudiaron y que ahora se encuentran fuera del mercado laboral. Hay que ampliar las oportunidades de tanta gente que está fuera y que desde luego no lo va a lograr ni derogando la reforma laboral ni subiendo el salario mínimo ni ofreciendo rentas mínimas o cosas similares.

Para leer más

OTR Press

Charo Zarzalejos

Como si Quim fuera nuevo

por Charo Zarzalejos

Julia Navarro

Lo que estamos viendo

por Julia Navarro