Carmen Tomás.- Desde el parqué.- Las bolsas miran sólo lo bueno

Actualizado 07/06/2009 14:00:32 CET

MADRID, 7 Jun. (OTR/PRESS) -

Los mercados bursátiles del mundo han entrado en una fase en la que los inversores únicamente están valorando los datos positivos. Es lícito. Pero, cuidado. Claro que están publicándose algunos datos mejores de lo esperado. Por ejemplo, el desempleo en Estados Unidos en mayo, que ha marcado la tasa más baja en 8 meses.

Aún así la tasa de paro es del 9,4 por ciento, la mayor en 26 años. También los índices manufactureros o la venta de casas han mejorado. Parece que la hecatombe planetaria no se va a producir. En todo caso, la mayoría de los analistas aconsejan prudencia. La economía real no es la economía financiera y en la primera todavía están por llegar datos negativos.

En España, el IBEX ha cerrado su tercera semana en positivo. Por supuesto, al compás de lo que dicta la todopoderosa bolsa de Nueva York. Aquí nos queda aún mucho por ver, sobre todo en el sector bancario y en el empleo. Eso que dice Zapatero de que lo peor ya ha pasado, desgraciadamente no se lo cree ni él y si se lo cree, nos está estafando. Ningún análisis riguroso de la situación elaborado dentro del país o fuera dice eso.

El rollo de los brotes verdes en la economía española un camelo. Y mientras, el Gobierno sigue sin hacer los deberes. El último que ha puesto las cosas en su sitio para este año y el que viene ha sido el Banco Central Europeo que augura una caída del crecimiento de la eurozona que puede llegar al 5,1 por ciento.

Es cierto que el volumen de negocio en la bolsa española empieza a ser algo más abultado. Pero, mucho cuidado con la euforia y con cantar victoria. Una subida tan rápida y sin cimientos sólidos puede venirse abajo y pillar al incauto que está oyendo que la subida de la bolsa es un brote verde y se lo cree. Nos queda por ver, para nuestra desgracia, la repercusión de la subida del petróleo que ya está a 70 dólares el barril, convulsiones en el sistema financiero, problemas en las exportaciones con un euro que se cambia a 1,40 dólares. Atención a la deuda de los bancos con el exterior y por supuesto al cierre de empresas y al desempleo.

Hay empresas que ofrecen garantías. Sectores como el tecnológico o bolsas de países emergentes que ya dan más que muestras de ir mejor. Pero extremen la prudencia y perseveren en la búsqueda de un buen asesor.

CARMEN TOMÁS