Carmen Tomás.- Zapatero ¿deprimido?

Actualizado 14/01/2009 1:00:43 CET
Actualizado 14/01/2009 1:00:43 CET

Carmen Tomás.- Zapatero ¿deprimido?

MADRID, 14 Ene. (OTR/PRESS) -

Dicen que el presidente del Gobierno anda deprimido. Desde luego la cara que exhibe en un video grabado para una página de Internet parece corroborar ese rumor. Pero yo no me lo creo. El plan 'E' para el estímulo de la economía y el empleo que presenta es una tomadura de pelo, aunque lo haga con cara de pena y ojeras. Primero porque aunque habla de crisis grave de la economía española no aporta ni una sola medida eficaz, contundente y decidida para que salgamos de la situación ni a corto, ni a medio ni a largo plazo. Es una mera repetición de lo ya dicho. Algunas medidas ni están en marcha, ni se pondrán, ni servirán.

Pero es que además no me lo creo porque, aunque el presidente del Gobierno -según ha revelado 'El Mundo'- conoció en marzo un informe de las entidades financieras y hace unos días tres más que ponían las cosas en su sitio, antes de las elecciones Zapatero ya conocía los informes de los técnicos de Economía que advertían por dónde iban a ir las cosas en 2008. Puede que no en la intensidad que ahora nos sobrecoge, pero desde luego conocía de primera mano que íbamos a la crisis de crecimiento y empleo de cabeza. Y no hizo nada porque había que ganar las elecciones "como sea".

Para más INRI y sin tan apesadumbrado y deprimido está ¿cómo es que el fin de semana en Galicia seguía con el cuento de que la culpa de lo que nos pasa la tienen la avaricia y los abusos desatados en Estados Unidos? Esto fue lo que escucharon los españoles en todos los informativos y leyeron en los periódicos. No se le veía entonces nada compungido. ¿Esto es lo que se cree realmente Zapatero O lo que dice en Internet, medio al que desgraciadamente solo tienen acceso una parte limitada de la población? Página web en la que por cierto se señala que la crisis económica se debe principalmente al ajuste del sector inmobiliario. ¿En qué quedamos? Pues en que nos sigue tomando el pelo casi un año después de las elecciones.

Y eso se traduce en que las empresas siguen sin tener crédito y abocadas al cierre a pesar del dinero que les ha llegado a bancos y cajas y que nos adentramos en un periodo largo de recesión y hacia los cuatro millones de parados, de los que 1,5 millones se quedarán en muy poco tiempo sin ningún tipo de prestación. Y eso sin contar los autónomos que ya han cerrado y que no cobran ninguna ayuda. Tenemos un plan E, sin haber pasado por el A, el B, el C o el D.

Carmen Tomás