Cayetano González.- Gobernar, según Zapatero.

Actualizado 18/12/2009 13:00:35 CET

MADRID, 18 Dic. (OTR/PRESS) -

El "fiasco" en que acabó el pasado lunes la IV Conferencia de Presidentes Autonómicos celebrada en el Senado a instancias del presidente del Gobierno, puede ser el paradigma de la forma de entender el ejercicio del gobierno que tiene Zapatero y que es muy rectilínea: o suscribes lo que yo quiero, o no hay acuerdo y encima le echa la culpa a los demás, tachándoles de insolidarios y de no querer arrimar el hombro para resolver los graves problemas que tiene España. Pero claro, después de cinco años largos en la Moncloa esto ya no cuela, porque el personaje y su método ya son conocidos.

Analicemos precisamente esto último, el método, empleado por Zapatero en la citada Conferencia de Presidentes Autonómicos. Lo lógico, lo normal, lo que dicta el sentido común, la forma de funcionamiento en cualquier empresa solvente es que si se quiere lograr un acuerdo que de partida se presenta difícil, haya antes eso que se llama "cocina previa" por parte del más interesado en el acuerdo. Pues no, a Zapatero ese método le debe de parecer demasiado caduco o trasnochado, porque sólo de esa manera se puede entender que el documento sobre medidas económicas que quería someter a aprobación de la Conferencia de Presidentes Autonómicos lo entregara el mismo día de la reunión a las tres de la tarde. Eso es sencillamente un "trágala" o, también, una manera de decir que tampoco le importa mucho lograr un consenso.

Así ha funcionado el presidente desde que llegó a la Moncloa en las cuestiones claves. Repasemos algunas. La negociación política con ETA que llevó a cabo en la pasada legislatura lo hizo sin contar con el apoyo del PP y con la oposición de las víctimas del terrorismo y de una gran parte de la sociedad española. La reforma del Estatuto de Cataluña, lo mismo: la pactó con el PSC y con los nacionalistas de CiU, pero no con el principal partido de la oposición, que al final se vio abocado a presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional que es el que está pendiente de resolver. La equiparación de la unión entre personas del mismo sexo al matrimonio entre un hombre y una mujer también la llevó adelante sin consenso político y abriendo una profunda fractura social, al igual que ahora con la reforma de la ley del aborto. Y estos son sólo algunos de los ejemplos sobre cuestiones importantes en los que Zapatero ha aplicado su peculiar "método".

Por otra parte, resulta muy llamativa la falta de comunicación no sólo política, sino personal, entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición. Llevan muchos meses sin verse y eso, fundamentalmente, es culpa de Zapatero. Pero la pregunta que cabe hacerse es ¿le interesa ahora al presidente proyectar una imagen de que necesita el apoyo del PP? Claramente, la respuesta es no. Zapatero ha buscado desde que llegó al poder el aislamiento político y social del centro-derecha. No lo ha conseguido. Y ahora, a pesar de que las encuestas le son desfavorables, no va a rectificar. Aunque el presidente se presentara en su día como el campeón del talante, ya se ve que de éste le queda muy poco.

 

Lo más leído

  1. 1

    El Tribunal Supremo confirma la denegación del indulto a un guardia civil condenado por homicidio en legítima defensa

  2. 2

    Malú reaparece para publicar su foto más tierna

  3. 3

    Adara Molinero aterriza en Barcelona sin querer hablar de Hugo ni de Gianmarco

  4. 4

    La brillante estrella Betelgeuse sigue oscureciéndose sin explicación

  5. 5

    España vuelve a reinar en Europa tras derrotar a Rusia en la final

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista