Charo Zarzalejos.- El misterio de los vestuarios

Actualizado 23/05/2008 2:00:46 CET
Actualizado 23/05/2008 2:00:46 CET

Charo Zarzalejos.- El misterio de los vestuarios

MADRID, 23 May. (OTR/PRESS) -

Los derroteros del PP comienzan a superar a quienes tenemos la obligación de saber e interpretar lo que ocurre. Es difícil encontrar parangón de lo que puede ser el comienzo de la autodestrucción y raya en lo esquizofrénico comprobar como, lo que no consiguió el PSOE a lo largo de cuatro años, lo estén logrando ellos solitos en cuestión de semanas.

María San Gil deja sus responsabilidades en el País Vasco y lo hace después de un encuentro con Mariano Rajoy del que nadie, de verdad, sabe nada. Sabemos, como otras muchas veces, sólo lo que vemos, pero el misterio del PP está en sus vestuarios, que es donde sólo entran los entrenadores y, en caso de necesidad, los masajistas. ¿Qué está pasando más allá de lo que vemos en el campo?

Una aproximación a la realidad interna del PP indica que María San Gil tomó la decisión de decir en público que no se fiaba de Mariano Rajoy en solitario. Y en solitario convocó a la Junta directiva y allí propuso el Congreso de Julio. El resultado de la votación fue para ella decepcionante. Una tercera parte dijo que sí y el resto se abstuvo por afecto, consideración y en la esperanza de que las aguas volvieran a su cauce. Salió tocada María San Gil de aquel encuentro con sus compañeros vascos y tocada llegó al encuentro de Rajoy. De los términos de la conversación no hay versión fiable, pero el resultado final es que María San Gil deja sus cargos en el PP vasco aunque si acompañará a los suyos hasta el Congreso de Valencia.

La decisión de la dirigente política vasca ha sido la mayor bofetada para Mariano Rajoy, que no se está caracterizando precisamente por una gestión inteligente de este tiempo político. P ero más allá de los sentimientos del líder, lo único cierto es que el PP vasco, con unas elecciones en puertas, va a tratar de evitar el Congreso y más pronto que tarde elegir candidato a Ajuria Enea "con el mayor acuerdo posible entre nosotros y con la dirección nacional". Y es que el momento elegido para poner el PP del País Vasco patas arriba no ha podido ser peor. Los socialistas vascos tienen ya las vallas contratadas y el lehendakari Ibarretxe tiene varias cartas en la manga a la hora de convocar elecciones; es decir, lo puede hacer en cualquier momento.

Mientras, Rosa Díez pone el cesto para recoger votos procedentes del PP pese a que, por ejemplo, se abstuvo en la propuesta popular presentada en el Congreso para garantizar la enseñanza en castellano en toda España. "Es incompleta", dijo Díez, que sin duda puede ser la gran beneficiaria de despropósito popular. A tal punto llega el despropósito que incluso Fraga comienza a ser cuestionado por algunos.

No han hecho falta 40 días para que María San Gil haya concluido, de manera muy personal, que molestaba en el PP. Pero su susto se lo dieron sus compañeros vascos. Los vestuarios populares son un misterio y algunos apuntan que de tanta tiniebla puede surgir un referente opuesto a Rajoy. De momento, María Dolores de Cospedal parece la mejor colocada para sustituir a Angel Acebes. Otro día más.

Charo Zarzalejos.

OTR Press

Julia Navarro

La hora de la verdad

por Julia Navarro

Pedro Calvo Hernando

De Rufián a Greta

por Pedro Calvo Hernando