Esther Esteban.- Más que Palabras.- La financiación y las lentejas.

Actualizado 18/07/2009 14:00:29 CET

MADRID, 18 Jul. (OTR/PRESS) -

Para el nuevo sistema de financiación se ha aplicado el viejo dicho de las lentejas que: o las tomas o las dejas. Ahora resulta que después del trágala al que se ha sometido a las autonomías para que acepten sin rechistar las exigencias de ERC, el Gobierno y sus aliados han iniciado una campaña para deslegitimar a los críticos del mismo con el manido argumento de la catalanofobia. Pero ya no cuela, ni la palabreja ni lo que ella esconde. Nadie tiene nada contra Cataluña ni contra los catalanes. ¡Faltaría mas! La cosa no va de eso, sino de cómo se las gastan los socios del tripartito para seguir acomodados en sus poltronas a costa de lo que sea. Véase la reacción de ERC, que no contento con haber conseguido un trato de favor y tener la sartén por el mango, lo venden a la opinión pública como un paso hacia su objetivo de independencia.

Dicen los del PP que el nuevo sistema es injusto, insolidario y regresivo, pero al final se han abstenido porque las arcas de sus autonomías están como todas: tiritando. Mas allá de que su decisión de ponerse de perfil sea o no la adecuada, las cifras -que por cierto han sido y siguen siendo la gran incógnita- plantean algunos interrogantes. ¿Cómo puede justificar Zapatero que Cataluña vaya a recibir per capita un 64 por ciento más que la media nacional? y ¿cómo van a vender los suyos en Castilla-La Mancha o Extremadura que con el sistema de las lentejas van a seguir siendo autonomías de segunda? Está claro que esta solución del Sudoku tiene trampa y los españoles no seremos más solidarios ni más iguales, sino más bien lo contrario.

Al final, el nuevo sistema se ha hecho como un traje a medida de Cataluña y mirando más los intereses del partido que gobierna España que a los de los ciudadanos en general. Muchos creen que Zapatero vive al día y no les falta razón, pero el pan para hoy -se ha garantizado la estabilidad parlamentaria- suele traer, casi siempre, hambre para mañana y la estrechez de miras en asuntos tan importantes no es buena consejera. Pronto veremos las consecuencias del nuevo modelo y mucho me temo que no van a ser buenas. Lo dicho... lentejas.

OTR Press

Victoria Lafora

Seguirán viniendo

por Victoria Lafora

Luis Del Val

¡Qué raro!

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

Disputa por la oposición

por Charo Zarzalejos