Fermín Bocos.- Presupuestos y elecciones

Publicado 29/03/2018 8:00:43CET

MADRID, 29 Mar. (OTR/PRESS) -

Todo indica que pese a la impostada actitud refractaria del PNV, el Gobierno sacará adelante los Presupuestos. Los nacionalistas vascos quieren salvar las apariencias y están a la espera de que Cataluña recupere la normalidad política alterada tras la aplicación del Artículo 155 de la Constitución que permitió parar el proceso sedicioso. Podría ser cuestión de días. Antes del 22 de mayo fecha límite para tener un gobierno en la Generalitat sin tener que repetir las elecciones.

Analizando algunas de las partidas que compromete el Proyecto se desprende que Mariano Rajoy ha tomado nota de las movilizaciones de los pensionistas y del peligro que para los intereses del PP supone en tener en contra a una parte potencialmente muy nutrida de sus electores tradicionales. No es que el ministro Montoro haya decidido tirar la casa por la ventana pensando en los pensionistas -a los que en el mes de enero demostrando una notable falta de sensibilidad desde el Ministerio de Empleo se les envió la ya famosa carta del 0,25%-, pero prevé una mejora para las pensiones más bajas. Es algo más que un gesto. Es la constatación de que estamos ya en la casilla de salida para compromisos electorales muy cercanos. Las europeas y las municipales a un año vista.

El PP y los demás partidos políticos son organizaciones cuya primera preocupación es su propia supervivencia. Viven "para" la política pero, sobre todo, "de" la política. De ahí que en las cúpulas de los partidos recelan de los sondeos y ante cada uno de ellos hay un temblor de vísperas.

El Gobierno que llevaba meses erre que erre con el discurso de la austeridad, cambió de relato cuando empezaron a cruzar los datos de intención de voto (a la baja para el PP) y las movilizaciones en la calle. De pensionistas, de funcionarios y hasta de policías y guardia civiles. Se asomaron al balcón de Génova y, tras mirar el calendario, alguien (probablemente Javier Arenas), debió recordar que en 2019 habrá elecciones europeas y municipales añadiendo que quien gana las municipales gana las generales. Y se encendieron las alarmas y Mariano Rajoy habló con el ministro de Hacienda y Función Pública.

Lo demás lo ha explicado el propio Cristóbal Montoro en el Proyecto de Presupuestos al que, con la agilidad del espontáneo que salta al ruedo, Albert Rivera se ha sumado para apuntarse el tanto y salir en la foto. Ya sólo falta que Pedro Sánchez lea y analice las diferentes partidas. Algunas las podría haber propuesto él mismo. Otras son muy mejorables. Pensando en el bien general, ¿no sería bueno que el PSOE negociara su apoyo a cambio de mejorar las partidas? Bueno sería, pero eso no pasa en España. Una pena.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

La "ocurrencia" del president

por Pedro Calvo Hernando

Carmen Tomás

Palos de ciego

por Carmen Tomás

Julia Navarro

No se lo puede permitir

por Julia Navarro