Publicado 02/09/2020 8:01:23 +02:00CET

Fermín Bocos.- Sánchez hablando de unidad

MADRID, 2 Sep. (OTR/PRESS) -

Pedro Sánchez emplaza en público al Partido Popular para que apoye unos Presupuestos de los que nada se sabe. Tras cinco meses sin una sola llamada se va a reunir con Pablo Casado para pedirle que se adhiera, sin más, a unas cuentas de las que, repito, nada ha trascendido. Según Sánchez, debería hacerlo por responsabilidad patriótica dado el desolador panorama socioeconómico que nos deja la pandemia.

En su conferencia de la Casa de América ante los empresarios del Ibex -un relato autocomplaciente en el que dio por doblado el pico de la pandemia el mismo día en el que se multiplicaban de manera alarmante los repuntes-, Sánchez defendió y reclamó el valor de la unidad como motor imprescindible para enfrentar la situación.

Palabras razonables en otra boca pero que en la suya sonaban a sarcasmo visto que preside un Gobierno de coalición con Podemos ,un partido con un discurso radical que persigue deslegitimar los valores que han hecho posible la mejor etapa de la Historia de España. Que Sánchez pida unidad cuando el partido de Pablo Iglesias veta públicamente cualquier pacto con Ciudadanos , suena a cinismo. No sólo Podemos, también ERC socio clave que fue en la moción de censura que tumbó a Rajoy, repudia cualquier tipo de acuerdo con Ciudadanos o con el PP.

Así las cosas, parecería razonable que antes de predicar al mundo exterior Sánchez hiciera lo propio internamente advirtiendo a Iglesias que no se pude sorber y soplar al mismo tiempo. O la moqueta del Consejo de Ministros o la calle y el megáfono de cuando rodeaba el Congreso porque -según decía- eran una casta y no nos representaban. En este retablo en el que los papeles están repartidos de tal manera que nadie parece estar en su sitio falta mesura y sobra hipocresía.

Sánchez le pide a Pablo Casado que apoye los Presupuestos a sabiendas de que serán una declaración política del Gobierno de coalición en el que uno de los socios mantiene un discurso que estigmatiza al Ibex 35, el conglomerado de las principales empresas españolas. Varios de sus directivos asistieron a la conferencia de Pedro Sánchez. Y no se inmutaron al escuchar que quien más han contribuido a la polarización de la vida política española ahora reclame unidad.

Dijo Sánchez en su día que no apoyaría los Presupuestos de Rajoy "porque el PP lo que quiere es sumar escaños para perpetuarse en el poder". Ahora es él quien pide apoyo al PP ... para seguir los próximos cuarenta meses en La Moncloa. Vivir para ver.

Contador