Fermín Bocos.- El voto oculto

Actualizado 05/12/2015 12:00:31 CET

MADRID, 5 Dic. (OTR/PRESS) -

La última encuesta del CIS permite inferir unas cuantas conclusiones acerca de la vida política nacional. La primera y más difícil de interpretar es la que anuncia un porcentaje de indecisos muy elevado: el 41%. Se trata de voto oculto. El voto de ciudadanos que saben lo que van a votar pero no quieren decirlo porque les avergüenza o por desinterés por la cosa pública. A veces, el resultado de un debate puede resolver las dudas de alguno de los indecisos.

La segunda conclusión a la que nos lleva el estudio del CIS es la más evidente: pese a la pérdida de la mitad de los apoyos obtenidos en los anteriores comicios, el PP sigue siendo el partido más votado. Pierde la mayoría absoluta, pero puede aspirar a formar un gobierno con el apoyo parlamentario de Ciudadanos, fuerza de centro derecha que irrumpe con ímpetu arrollador en el sondeo. Es una posibilidad aunque oído sus discursos de campaña está por ver que Albert Rivera acabe apoyando a Mariano Rajoy.

La otra noticia que anticipa el CIS es la fragmentación del Parlamento y el fin del bipartidismo imperfecto que hemos conocido a lo largo de los últimos años en España. En ese renglón se contiene un dato importante: los partidos nacionalistas dejan de tener la llave de la gobernación del país. Un escenario que no se repetirá en la próxima legislatura... salvo que la prognosis del CIS yerre y el PSOE obtuviera cuarenta diputados más de los alrededor de 90 que le atribuye el sondeo. En ese caso -según todas la encuestas alejado de la realidad- los socialistas podrían intentar liderar una coalición amplia en la que amén de Podemos, podrían integrarse los partidos nacionalistas catalanes partidarios de la independencia a quienes el sondeo otorga alrededor de una veintena de diputados. Sería un pésimo escenario. Una puerta abierta a la inestabilidad política y el Partido Socialista habría de afrontar no pocas tensiones internas dado que la mayoría de sus barones regionales, con la presidenta andaluza Susana Díaz a la cabeza, se han manifestado en contra de las aspiraciones de los separatistas .

Visto que el CIS pronostica que el PSOE recibirá un duro castigo en las urnas, otro escenario que se avizora es el de las dificultad de Pedro Sánchez para mantener la secretaría general. Peligra su cabeza si no consigue algún escaño más de los 110 que cosechó el partido con Pérez Rubalcaba como cabeza de lista. Pero todo está en el aire. La clave está en el voto oculto, en los indecisos. Ellos van a decidir el color del futuro Gobierno de España.

OTR Press

Luis Del Val

El pijo ecologista

por Luis Del Val

Fernando Jáuregui

'Quins collons', dijo Torra

por Fernando Jáuregui

Antonio Pérez Henares

El doctor Jekyll y mister Hyde

por Antonio Pérez Henares

Rafael Torres

600 heridos

por Rafael Torres