Fernando Jáuregui.- Cierre de una campaña más

Actualizado 27/02/2009 1:00:42 CET
Actualizado 27/02/2009 1:00:42 CET

Fernando Jáuregui.- Cierre de una campaña más

MADRID, 27 Feb. (OTR/PRESS) -

He tenido ocasión de viajar a Galicia y al País Vasco en estos días de campaña, agitados por vientos que nada tienen que ver con estas elecciones en ambas autonomías. En ambas comunidades he percibido la enorme frialdad de una campaña rutinaria, que no ha incorporado elementos nuevos y en las que la pulsión del cambio del mundo en general y de todos nosotros en particular parece no haber influido en casi nada. Los mismos mensajes, el mismo intercambio de golpes, idénticas técnicas. Y la misma normativa electoral.

Esa normativa electoral que significa un desigual reparto de votos, primando a los mayoritarios; ausencia de debates televisivos 'cara a cara'; prohibición de publicar encuestas hasta el mismísimo día de las elecciones. Esa normativa electoral que no procura que quien gobierne sea el más votado, y no quien más capacidad tiene de hacer extraños compañeros de cama. Esa normativa que parece más bien querer enfriar el ánimo de los electores que animarlo para acudir con ilusión a las urnas.

Debo decirlo: me ha(n) decepcionado esta(s) campaña(s) electoral(es). Y eso que había un indudable 'suspense' por ver de qué lado cae ese escaño 38, que en ambos casos configura la mayoría absoluta y del que, como en la película inolvidable de Woody Allen, 'Match Point', parece que va a significarlo todo: así de reñidas están las concepciones de lo que debe ser la sociedad.

Lástima: después de haber visto la emocionantísima campaña norteamericana, teníamos la oportunidad de haber llevado a cabo un debate valiente, profundo, emocionante, en el que los ciudadanos hubiesen podido comprobar quién ofrece qué y con quién. Una oportunidad perdida. No perdamos la esperanza: ¿quizá para las generales de 2012?