Fernando Jáuregui.- 'Jamás' quiere decir 'hasta esta tarde'

Publicado 19/12/2015 12:00:12CET

MADRID, 19 Dic. (OTR/PRESS) -

"¿Pactos? ¿Qué pactos? Yo juego a ganar las elecciones y gobernar el solitario". Es la respuesta que dan todos los candidatos 'importantes' cuando, al final de la campaña, se enfrentan ya a las urnas que serán decisivas, o no tanto, en función de las combinaciones de pactos posibles.

Será entonces, a partir del lunes, cuando las respectivas ejecutivas de los partidos se reúnan para evaluar los resultados, el momento para intentar atisbar qué tipo de Gobierno tendremos, quiénes pactarán con quiénes y contra quiénes. Y será el momento de repetir, una vez más, la frase del cínico Romanones cuando sentenció aquella genialidad de que "en política, jamás quiere decir hasta esta misma tarde".

Sí, lo confieso: confío muy poco en los que dicen -que son prácticamente todos- que no tienen intención de pactar, o que ya veremos. Estoy convencido de que, como ha reconocido Mariano Rajoy que le ha ocurrido con el 'enemigo público' Artur Mas, ha habido mucho contacto subterráneo de unos con otros en estos días.

Incluso en las guerras más cruentas siempre hay alguien que, como en los chistes de Gila, habla con alguien, porque el futuro no puede cerrarse por el 'mero' hecho de que haya una confrontación. El primer muerto en toda guerra es la verdad, que cae junto con la libertad de expresión y la transparencia.

Ignoro qué nos va a deparar el futuro. Mucha gente me lo pregunta, creyendo que, a fuer de periodista que habla con aquellos, todos aquellos, con los que alcanza a tratar, poseo una información mejor que quienes me interrogan.

A riesgo de que deje de leerme a partir de aquí, le confieso a usted que, acerca de lo que pueda ocurrir desde este domingo, dentro, por tanto, ya de pocas horas, no tengo la menor idea. Solo me dicto por el sentido común. Y el sentido común me dice que las afirmaciones tajantes de Albert Rivera, en el sentido de que no facilitará un Gobierno ni de Sánchez ni de Rajoy, quedarán reducidas a la frase de Romanones; muchos le acusarían de dificultar la gobernabilidad si no pactase con el vencedor. O con otro/s.

Es el mismo sentido de la lógica de las cosas el que me dice que, en último extremo, y en función de las cifras de resultados, habría que recurrir a ese 'pacto de gran coalición' entre socialistas y 'populares'. Un pacto que ambas partes niegan y del que dicen que abominan.

¿Que Rajoy y Sánchez no pueden ni verse? Pues ahora cito a Churchill, otro gran político, otro gran cínico, que fue, creo, el autor de la sentencia que asegura, justamente, que 'la política hace extraños compañeros de cama'; supongo que el interés ciudadano, la urgencia regeneracionista -algunos ahora no quieren ni oír esta palabra--, justificarán que ambos, el presidente del PP y el secretario general del PSOE olviden las lindezas que se dijeron (Sánchez primero, lo sé) en aquel debate 'cara a cara', digno de ser borrado ya mismo del recuerdo colectivo.

Veremos quién se acuesta con quién. A mí lo que me importa es el fruto que salga de esa noche -que puede durar una Legislatura, abreviada, pero Legislatura- de encamamiento. Porque recuerden que ese niño o niña será el hijo de todos nosotros, y tendremos que cuidarlo, que nos va mucho en ello.

Para leer más

OTR Press

Fermín Bocos

Optimismo en el PP

por Fermín Bocos

Pedro Calvo Hernando

El sueño de la independencia

por Pedro Calvo Hernando

Julia Navarro

Los otros catalanes

por Julia Navarro