Actualizado 23/09/2009 14:00 CET

Fernando Jáuregui.- No te va a gustar.- Tránsfugas

MADRID, 23 Sep. (OTR/PRESS) -

Lo de Benidorm no tiene nombre. O sí. Intolerable. El transfuguismo no es el peor vicio de nuestra clase política, sino la muestra palpable de la decadencia moral. Mi debate con algunos de mis compañeros, quizá peor pensados que yo, quizá más acertados, o no, es si la máxima dirección del PSOE apoya (o no) la toma del poder municipal de la rentable localidad alicantina, donde yo creía que ya era imposible encontrar una parcela edificable.

Mi discrepancia: soy bien pensado y no creo que la ejecutiva federal socialista, cuyo número tres' es Leire Pajín, hija de una concejal que apoya este transfuguismo, esté en un complot bajo cuerda para hacerse con Benidorm. Necesito creer en la probidad de los máximos responsable del partido que soporta a quien está en el poder. Porque, si no, ¿qué?

"