No te va a gustar.- Vuelva usted el 21 de diciembre. O mejor el 22...

Actualizado 01/12/2015 12:00:56 CET

MADRID, 1 Dic. (OTR/PRESS) -

Las grandes soluciones, aplazadas por precampaña, ya casi campaña. Los líderes políticos, con una excepción relativa, si usted quiere, en Albert Rivera, no desgranan sus programas completos, sus soluciones de futuro... porque están en campaña, que es precisamente donde deberían hacerlo. Sucede que todos temen perder votos en Socuéllamos, Torrelavega, Calasparra o Punta Umbría si dicen lo que de verdad hay que hacer en cuanto a reformas constitucionales para adecuar nuestra ley fundamental a la situación catalana. O si nos cuentan que, en efecto, habrá que enviar en algún momento aviones (o soldados) españoles a combatir en territorio sirio al horror afgano, porque así nos lo pide el vecino francés, que tanto nos ha ayudado últimamente a combatir nuestro propio terrorismo. Y también porque nos conviene no estar al margen de esa alianza contra el fanatismo asesino. Pero nada, que no hay quien les haga adquirir compromisos de futuro, para cuando tengan poder.

Así que, de momento, no pregunte usted por las soluciones concretas e inmediatas al caos de Abengoa, ni por lo que Rajoy ha dejado de hablar con Hollande en la 'cumbre' del clima. Ni, ya que estamos en eso, cuánto dinero está dispuesta a poner España para frenar, en lo que se pueda, el calentamiento del planeta. Si tiene usted curiosidad por saber de todo esto, y de mucho más, aguarde a que, el próximo día 21 (o el 22, o el...), sepamos no solamente el resultado de la votación del domingo 20, sino quién está dispuesto (o forzado) a pactar con quien y para qué. Que esa es otra. Porque a mí, que soy un ciudadano de a pie aunque apoyado en algunas columnas periodísticas, me gustaría saber con toda certeza qué se hará con mi voto, dado que, en mi ciudad, huyendo de un determinado alcalde, voté en las municipales por otra formación, que se apresuró a pactar, contra lo que se había dicho, para dejar a ese mismo alcalde en su puesto. Con lo que el resultado fue el mismo que si yo hubiese votado directamente a ese regidor que tan malo me parecía, y me parece, para mi municipio.

Ahora, cuando estudias las encuestas, te das cuenta de que puede ocurrir lo mismo: puede que votes a quien se aliará con aquellos a los que no quieres votar. Que no digo yo que esto no forme parte de las legítimas costumbres de la democracia representativa. Pero al menos, que se sepa antes de emitir el voto. Y descuide usted, que difícilmente nos vamos a enterar a través de esos debates y entrevistas televisivas que tanto van a proliferar ahora que se nos echa casi encima la jornada decisiva en la que acudiremos a las urnas. ¿Nos dirán antes lo que de verdad va a ocurrir con nuestro voto? Yo le confieso, amable lector, que a estas alturas sigo bastante despistado, y no me culpo: pocas veces tanta información informó de tan poco de lo sustancial.

Para leer más

OTR Press

Fermín Bocos

Optimismo en el PP

por Fermín Bocos

Pedro Calvo Hernando

El sueño de la independencia

por Pedro Calvo Hernando

Julia Navarro

Los otros catalanes

por Julia Navarro