La semana política que empieza.- Rajoy entra 'oficiosamente' en campaña.

Publicado 26/01/2015 12:00:14CET

MADRID, 26 Ene. (OTR/PRESS) -

Mariano Rajoy dio este domingo el pistoletazo de salida 'oficioso' a lo que será una campaña electoral de casi un año de duración. Ni más, ni menos. Un Mariano Rajoy más satisfecho que nunca por la labor realizada durante estos tres años clausuraba este domingo la convención del PP anunciando que combatirá legalmente las elecciones 'plebiscitarias' catalanas convocadas para septiembre, y lanzándose desde ahora a un programa de ofertas electorales, incluyendo la bajada de impuestos no solo en 2015, sino también en 2016. No citó a Luis Bárcenas, cuya sombra ha sobrevolado todo el tiempo esta 'cumbre popular', pero habló de un firme combate contra la corrupción, reconociendo que se han dado conductas irregulares en algunos cargos públicos del PP. No citó a Podemos, pero repitió hasta doce veces que "no podemos" ni tirar por la borda lo ya logrado, ni 'podemos' asomarnos al precipicio, ni 'podemos'...No hacían falta buenos entendedores: el guiño era patente y el rival ya se sabe dónde está, aunque tampoco el PSOE salió bien librado de las invectivas presidenciales.

Durante casi una hora de discurso, el presidente del Gobierno y del PP tampoco citó, por cierto, a su antecesor, José María Aznar, que había inaugurado la convención igualmente sin mencionar ni a Rajoy ni todos los logros económicos que el presidente fue desgranando en su alocución dominical para felicidad del más del millar de personas que llenaban el palacio de congresos de Madrid. Pero lo cierto es que, al margen de estas consideraciones personales, hay que subrayar que el clima en el que se desarrolló este cónclave del partido gobernante durante tres días, rematado con unos vídeos especialmente vibrantes y emotivos, fue de cierre de filas ante unas elecciones que se producirán dentro de cuatro meses... al margen de lo que suceda en Andalucía, donde todo indica que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, convocará este lunes elecciones autonómicas anticipadas, una eventualidad en la que, por cierto, tampoco quiso hacer hincapié el inquilino de La Moncloa.

Así, Rajoy, en un discurso en el que confirmó que la economía es para él lo más importante y que no hay el menor ánimo autocrítico en sus planteamientos, dejó sin tratar los dos temas que acaso van a acaparar los titulares de esta semana: el resultado de las elecciones griegas -las obvió, simplemente- y las muy probable elecciones andaluzas de marzo, a las que se refirió solamente de pasada, calificándolas como un mero "proyecto personal", lo mismo, por cierto, que las catalanas de Mas.

Allí estaba, dicho sea de paso, con la 'plana mayor' de los 'populares', el jefe del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, que no se cansó de repetir ante los micrófonos -más de un centenar de periodistas acreditados- lo contrario de lo que la presidenta andaluza ha venido diciendo estos días, en los que ha negado que vaya a concurrir a las primarias socialistas: que Susana Díaz convoca elecciones anticipadas para competir con Pedro Sánchez por el liderazgo del PSOE. Precisamente, lo que no olvidó Rajoy fue atacar reiteradamente al PSOE, aunque la mayor parte de las veces sin mencionarlo explícitamente, por la herencia que dejó a su Gobierno, una herencia ya superada (gracias, claro, a la gestión del PP), insistió muchas veces. Ni olvidó, siguiendo la estela de sus más recientes intervenciones, repetir una y otra vez que España "es un gran país", del que "hay que hablar bien", sin caer en el pesimismo de "otros". Porque "no es lo mismo dar doctrina en un plató de televisión que defender los intereses de España en los foros europeos".

Creo que Rajoy piensa sinceramente que la suya, el PP encabezado por él mismo, es no la mejor, sino la única opción viable hoy por hoy en España: piensa, y así lo dijo, hasta que el PP ha sido quien ha pagado la deuda sanitaria dejada por Zapatero. De la misma manera que tengo la impresión de que el presidente ve el futuro con optimismo: no habrá secesionismo catalán -"esas elecciones no serán un camino hacia la fractura de España"--, las opciones 'populistas' se van a estancar, lo que ocurra en Andalucía -ni él puede presumir una victoria del PP en esta Comunidad- carece de trascendencia y en las restantes confrontaciones la victoria del PP está cantada, la economía marcha viento en popa, el 'cambio' -fue la palabra más repetida- ya se ha producido, y somos un ejemplo para el mundo... Así, ¿cómo no salir eufóricos de esta 'cumbre' en la que el partido gobernante se mostró compacto, más allá de los 'olvidos' de Aznar, o de que seguimos sin saber quiénes serán los candidatos del PP en varias autonomías, comenzando por Madrid? Y, además, me dijo un asistente que se hacía 'selfies' entusiastas con cuanto dirigente nacional, autonómico o local deambulaba por los pasillos del palacio de congresos, "¿a quién le interesa comparar la situación de Grecia con la de España?". Pues eso, que "no podemos" ni hacer esa equiparación. Y sí podemos, en cambio, lanzar, por lo visto y oído, muchas campanas al vuelo.

Para leer más

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Refugio de esperanza en Palabek

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

Caos en la Generalitat

por Victoria Lafora

Carmen Tomás

El PP presenta programa

por Carmen Tomás