Isaías Lafuente.- La marca marcada

Actualizado 24/09/2015 12:01:01 CET

MADRID, 24 Sep. (OTR/PRESS) -

Ayer nos sorprendimos al escuchar al primer ejecutivo de Volkswagen en EE.UU. entonar un elocuente: "la hemos cagado". Hoy sabemos que eran lágrimas de cocodrilo. El monumental fraude cometido por la marca automovilística, que instaló en sus coches un sofisticado sistema que permitía reducir la emisión de gases contaminantes en las inspecciones técnicas de las autoridades nacionales y soltarlos a mansalva en la conducción normal, crece por momentos.

Hoy sabemos que no afecta sólo a medio millón de coches comercializados en EE.UU. sino a 11 millones de vehículos vendidos en todo el mundo. Y sabemos, además, que el ingeniero estadounidense que descubrió por casualidad el chanchullo mientras desarrollaba una investigación académica avisó a la compañía hace un año, de buena fe, pensando que se trataba de un error técnico que podía ser subsanado, como otros tantos en la industria automovilística. No podía ni imaginar que la potente marca alemana actuase como un vulgar trilero. Pero los responsables de Volkswagen nada hicieron. Esperaron que el tiempo y el olvido enterrasen el hallazgo hasta que la presión del regulador norteamericano, también avisado, les ha obligado a entonar el mea culpa.

Es decir, hoy sabemos que Volkswagen fabricó coches trucados y los siguió vendiendo a pesar de que alguien vio algo raro en la chistera. Nada presunto, lo han reconocido. Y al hacerlo engañaron a millones de clientes dispuestos a invertir su dinero en coches no contaminantes; engañaron a sus trabajadores, haciéndoles fabricar y vender un producto manipulado; engañaron a las autoridades de un puñado de países que subvencionan vehículos limpios con dinero de sus contribuyentes; engañaron a su propio país, copropietario de la empresa, poniendo en entredicho la seria marca alemana, tan exigente con los engaños de los demás; engañaron a la competencia, poniendo en entredicho la fiabilidad, cualidad que está en el ADN de esa industria; y engañaron a un planeta que lucha por liberarse de gases contaminantes para conquistar un futuro más limpio. Por menos, han caído gobiernos. Por mucho menos, por plagiar sus tesis doctorales, renunciaron los ministros de Defensa y Educación de Alemania hace unos años. De momento, en Volkswagen, nadie ha presentado su dimisión.

Para leer más

OTR Press

Fernando Jáuregui

Hay que fortalecer al Estado

por Fernando Jáuregui

Antonio Casado

La vía Hong Kong era esto

por Antonio Casado

Francisco Muro de Iscar

¿Quién controla a los incontrolados?

por Francisco Muro de Iscar