José Cavero.- Comienza la campaña electoral.

Actualizado 09/01/2009 1:00:28 CET

MADRID, 9 Ene. (OTR/PRESS) -

A poco más de mes y medio de las elecciones para renovar los parlamentos autonómicos, y acaso los respectivos gobiernos, de Galicia y Euskadi, las correspondientes campañas electorales están ya servidas, y empiezan a tener fechas de mítines de líderes. Mariano Rajoy se adelantó ya este primer miércoles de actividad tras la pausa navideña y anunció mitin para este fin de semana en Lugo, y luego en San Sebastián, y seguidamente en Vitoria...

Y al mismo tiempo, este mismo jueves daba comienzo en Bilbao un juicio que tiene en el banquillo de los acusados a dos candidatos a lendakari, Ibarretxe y Patxi López y a cinco dirigentes de Batasuna, con quienes dialogaron los primeros durante el tempo de las negociaciones que el Gobierno mantuvo con ETA en la búsqueda de un final dialogado para la violencia terrorista. También este juicio, con bastante probabilidad, tendrá algo, bastante o mucho de aprovechamiento electoral por parte de los encausados, todos los cuales coinciden en una cosa: que no creen que sus conversaciones debieran llegar al punto al que han llegado, a un banquillo de acusados "por dialogar" e intercambiar opiniones...

Urkullu, Patxi López, Otegi, todos coinciden en su confianza de que ese juicio quede en nada, porque nada hay de punible en dialogar con el adversario político en una democracia. Y en menor medida en las circunstancias en que se produjeron aquellos encuentros. La cuestión que plantean los jueces es si la prohibición de actividades políticas de un partido ilegal, HB, afecta a las posibilidades de que sus dirigentes puedan reunirse con políticos de los partidos legales...

De manera que ya casi todo en la vida política va a apuntar a propósitos electorales. Rajoy no ha ocultado su vivo deseo de que las cosas cambien para su partido en los dos escenarios de la confrontación electoral: desea que cambie el panorama político en Euskadi, donde los populares tienen poco que decir desde hace años. Confían en que la futura situación les otorgue la posibilidad de participar en un gobierno no nacionalista, es decir, el que podría encabezar Patxi López. También aspiran a situarse en mejores condiciones de las que están en los últimos tiempos en Galicia, donde, por la coalición de socialistas y BNG, sitúan al PP en tercera fuerza y fuerza de oposición.

Por lo que se refiere al PSOE, parece que la campaña tendrá un enfoque distinto al del PP. En éste, ya se ve que tendrá un importante protagonismo el líder nacional, Mariano Rajoy, que compartirá escenarios con sus correspondientes candidatos gallego y vasco, Núñez Feijóo y Antonio Basagoiti. Es seguro que también Rodríguez Zapatero se repartirá entre esos dos territorios, pero es mucho más probable que los candidatos socialistas, el presidente de la Xunta Pérez Touriño y el aspirante a lendakari Patxi López, tendrán mucha mayor autonomía y sólo en ocasiones excepcionales recibirán las ayudas "de Madrid". Zapatero, entre tanto, tiene otra tarea pendiente y de urgencia, llamada financiación autonómica. Aún falta el "cierre del sudoku", una vez que terminen las consultas con los quince presidente de las Comunidades y después de escuchar la "carta a los Reyes Magos" de cada uno de ellos...

José Cavero.