José Cavero.- Empate tecnico resuelto a insultos

Actualizado 14/01/2007 1:00:20 CET
Actualizado 14/01/2007 1:00:20 CET

José Cavero.- Empate tecnico resuelto a insultos

MADRID, 14 Ene. (OTR/PRESS) -

Probablemente el político que en mayor medida ha recibido solidaridad y adhesiones expresas o tácitas de los ciudadanos ha sido, en esta ocasión, y en las últimas horas, el lendakari Ibarretxe, cuando ha proclamado que los políticos "no hemos estado a la altura de las circunstancias". Él mismo ordenó un eslogan ambiguo, que daba pie a la presencia de los batasunos en una marcha que debía ser contra ETA, y cuando fue advertido de ello rectificó. Pero de igual modo, las rectificaciones de unos, las ausencias de otros y las excusas empleadas y los ataques intercambiados, han sido expresión permanente del alto grado de crispación política en que nos encontramos, y que con toda certeza no habrán acabado con las manifestaciones de este sábado. Acebes se curaba la herida antes de que se produjera, señalando que las manifestaciones se iban a desarrollar "contra el PP más que contra ETA". Ni siquiera ha faltado el observador que haya advertido que, "finalmente, PP y Batasuna han quedado al margen, como los dos indeseables del momento".

El repaso de descalificaciones ha sido interminable: El PP boicotea las dos grandes marchas contra el terrorismo de Madrid y Bilbao y lo hace atacando la falta de liderazgo y de política de Zapatero y de su gobierno. A su vez, el Gobierno replica y tilda de desleal a Rajoy. Dice De la Vega: "Nunca había habido tanta deslealtad en la política antiterrorista". Y es la segunda vez en dos días que los socialistas llaman desleal y deshonesto al PP por sus actuaciones. La anterior fue cuando Manuel Chaves atacó al presidente riojano por haber grabado a escondidas la intervención de Zapatero en la III Conferencia de Presidentes y entresacó su lapsus de "accidente terrorista".

De manera que el PP desprecia la manifestación contra el terrorismo pese a incluir el lema que exigía. Y los convocantes reaccionan, y consideran que las excusas de los dirigentes populares para no apoyar la iniciativa eran falsas, y acusan de indecencia y deslealtad al partido de Rajoy por sus ataques a la política antiterrorista. El número dos de Aguirre, Ignacio González, tacha a los socialistas de cobardes y felones.

El Foro Ermua califica a UGT de sindicato amarillo que actúa como correa de transmisión del Gobierno. Naturalmente, no se libran de ataques los seguidores de Otegi: Patxi López sostiene que Batasuna ha sido un títere de ETA y que no ha cumplido las mínimas reglas de lo que es un proceso de paz y que en Barajas se entierra la credibilidad de la izquierda abertzale.

Con ese prólogo o precalentamiento se procedía a efectuar las manifestaciones, las dos convocadas y algunas otras que se sumaron, en muchos puntos del país, como en Zaragoza, Pamplona, El Ferrol. Salvo en la capital Navarra, el PP y, su complementaria, la AVT, eran los grandes ausentes, y por ello, los más tenidos en cuenta, y zaheridos, junto con los malnacidos que ponen bombas y matan.

José Cavero