José Cavero.- Esfuerzos finales de campaña.

Actualizado 03/06/2009 14:00:32 CET

MADRID, 3 Jun. (OTR/PRESS) -

Tachan ya con impaciencia los días que van transcurriendo los dirigentes políticos y responsables de la campaña, impacientes por ver el resultado que obtienen sus esfuerzos en las urnas del domingo próximo, y se agotan las previsiones de mítines y comparecencias de la campaña. La televisión también llega a su fin, en la presentación de candidatos y propuestas. De nuevo, han repetido los dos grandes adversarios, Mayor Oreja y López Aguilar, y esta vez se lanzaron a la cara el pasado del contrario.

Exclama un cronista, cuando relata el despiste del candidato socialista cuando llevaba media hora de debate, que dijo que llevaban ya hora y media: "Imaginen lo que habrá sido para el resto de españoles". Es decir, más de lo mismo: escaso acierto en planteamientos, materias y cuestiones para discrepar, hasta conducir al aburrimiento y hastío, posiblemente en un debate con mayor dureza que el primero.

Las descalificaciones del contrario fueron permanentes, nuevamente. Esta vez, con una novedad sorprendente en un debate de esta naturaleza: no se mencionó el Caso Correa-Gürtel, ni tampoco los aviones Falcon, dos cuestiones imprescindibles en esta ya agotada campaña. Pero sí el aborto y la pederastia o los abusos sexuales. López Aguilar reprochó a su contrincante sus argumentos sobre valores morales. El cabeza de lista del PP se declaró contrario a la ley del aborto y defensor de las que calificó como "familias normales".

Precisamente la cuestión del aborto de las muchachas de 16 años se ha convertido en asunto central de los debates. Trinidad Jiménez declara este martes que "fracasaría como madre si mi hija no me dijera que va a abortar"...

Pero dentro del mismo capítulo de los valores morales ha podido sorprender lo que hoy sostiene el líder de otra formación que no aparece en los grades debates ni tampoco en las encuestas electorales, pero que compite con las restantes fuerzas políticas. Me refiero al secretario general y candidato de Alternativa Española, Rafael López Diéguez, quien proclama que "ningún católico en conciencia puede votar al PP". Alternativa sí se proclama partido social cristiano, y combativo contra el PP, partido al que reprochan que sea partidario de mantener la actual ley del aborto, la de la manipulación, de las uniones homosexuales por la vía de las parejas de hecho. "Nosotros somos contrarios a todo esto en cualquier supuesto", dice López-Diéguez, que insiste en que con franqueza, un cristiano no puede votar en conciencia al PP. Y luego, denuncia que el PP está pagando al servicio madrileño de Salud a las clínicas abortistas madrileñas, algo que no sucede con otras comunidades como en Navarra.

Mientras tanto, y por su parte, Rajoy ha continuado arremetiendo contra Zapatero, y viceversa. Y se han producido nuevas comparecencias de Felipe González, que en esta campaña ha tenido un importante grado de protagonismo, o porque se ha dejado convencer o porque ha llegado a la conclusión de que es interesante para el partido que dirigió durante tres lustros. Y es dato curioso de estos últimos días la tibia respuesta que han dado a la nueva llamada del PSOE los artistas y creadores. Llega a anunciarse que los artistas que apoyaron al PSOE en 2008 no acuden al acto de las europeas.

OTR Press

Luis Del Val

Masturbarse en catalán

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

Cuando el Cid era republicano

por Antonio Pérez Henares

Fermín Bocos

La debilidad de Sánchez

por Fermín Bocos