José Cavero.- Lenguas como espadas.

Actualizado 18/04/2009 14:00:30 CET

MADRID, 18 Abr. (OTR/PRESS) -

Tenemos ahora mismo, "colgadas del candelero", tres lenguas y declaraciones que han provocado sorpresa, primero, y rechazo inmediato: Miguel Angel Fernández Ordóñez, por sus opiniones sobre el futuro incierto del sistema de pensiones, Conde Pumpido sobre la relativa colaboración de la policía con la Fiscalía, y Sarkozy sobre la inteligencia de Zapatero. En los dos últimos casos se ha producido una inmediata rectificación, una vez comprobadas las reacciones adversas cosechadas. En el caso del Gobernador del Banco de España, habrá que comprobar datos, previsiones y tendencias, y posiblemente sólo la mesa del Pacto de Toledo termine de resolver la duda que ha lanzado a la opinión...

En todo caso, son tres declaraciones que ahora mismo han arrebatado el protagonismo a otras cuestiones de actualidad, por la sencilla razón de que se ponen en entredicho "cuestiones principales".

El gobernador Ordóñez, con su alerta sobre el riesgo de que la Seguridad Social deje de tener superávit e incluso pierda la capitalización reunida en los últimos años como efecto de la crisis, y con su correspondiente conclusión de que se hacen urgentes las reformas del mercado laboral para evitar esa situación indeseable, ha puesto en pie de guerra, en primer lugar, al ministro Corbacho, pero también a los dirigentes sindicales y a otras "personalidades principales", que llevan la contraria al gobernador y sus tesis. El ministro asegura que la Seguridad Social no entrará en déficit este año, acusa al gobernador de jugar con la tranquilidad de los españoles y se reitera que un estudio del ministerio prevé déficit en el sistema para 2025.

Cándido Méndez y Fernández Toxo han llegado a invocar "que quien nombró a Ordóñez, debería decirle algo". En cambio, Rajoy sí viene a coincidir con las propuestas del Banco de España y pide la comparecencia del ministro de Trabajo, lo que augura que la controversia tendrá continuación.

Segunda controversia, la suscitada por las declaraciones del Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido: el superfiscal "convulsionó" a toda la clase política y judicial al arremeter contra la actuación de la policía y ponerla en evidencia frente al trabajo más seguro de la Guardia Civil. En concreto, el Fiscal General criticaba a la policía por no haber colaborado suficientemente cuando se le pidieron informes sobre las listas del entorno de ETA en pasadas convocatorias electorales. De hecho, dijo, los datos de la Guardia Civil, y no los de la policía, permitieron impugnar a ANV y PCTV... Según el Fiscal General, la policía prefiere enviarle tales informes al juez Garzón...

La reacción tampoco se hizo esperar y, poco más tarde, Conde Pumpido mismo, tras conversar con el ministro del Interior, Pérez Rubalcaba, daba por resuelto el problema que había anunciado. Pero se reclama que se aclare la razón de ser de esta grave controversia sobre la lealtad policial.

El tercer exceso de locuacidad es la del presidente de la República Francesa, Nicolás Sarkozy, cuyo portavoz presidencial también ha tenido que salir al paso a las manifestaciones que le atribuían a la primera autoridad de Francia. Sarkozy, en efecto, y según un reportaje exclusivo del diario Liberation, había cuestionado la capacidad del jefe del Gobierno español, Rodríguez Zapatero, de quien dijo: Pueden decirse muchas cosas de zapatero. Puede que Zapatero no sea muy inteligente. Pero yo conozco a personas que eran muy inteligentes y que no han llegado a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales".

Como decimos, el portavoz del Palacio del Elíseo desmentía formalmente que Sarkozy hubiera pronunciado esas palabras. Se da la circunstancia de que Sarkozy y su esposa visitarán nuestro país a finales de este mismo mes. El PP ha querido aprovechar rápidamente el presunto juicio crítico de Sarkozy. El portavoz "pepero", González Pons, dijo que no se alegraba de que Sarkozy hubiera dicho lo que se le atribuye, "aunque tal vez tenga razón". Una opinión controvertida, la de Pons, si tenemos en cuenta que, después de todo, Zapatero ha ganado unas segundas elecciones, cosa que no ha ocurrido con su propio líder Rajoy...

OTR Press

Fermín Bocos

Sentencia polémica

por Fermín Bocos

Antonio Pérez Henares

Más allá de la sentencia

por Antonio Pérez Henares

Rafael Torres

Un daño sin curación

por Rafael Torres