José Cavero.- Los piratas amenazan con matar a los secuestrados.

Actualizado 07/11/2009 13:00:41 CET
Actualizado 07/11/2009 13:00:41 CET

José Cavero.- Los piratas amenazan con matar a los secuestrados.

MADRID, 7 Nov. (OTR/PRESS) -

A estas alturas del episodio del secuestro del pesquero Alakrana todos estamos pendientes de lo que pueda estar sucediendo y lo que puede acontecer en las horas siguientes, después de que con la voz entrecortada, entre temeroso y resignado, el patrón del 'Alakrana', Ricardo Blach, desvelara que son dos gallegos y un vasco los tres tripulantes que han sido llevados a tierra desde la embarcación y los que ahora mismo corren mayor peligro, en poder de los piratas somalíes. "La tensión ha crecido mucho en las últimas horas y dicen que si no se libera a los dos piratas detenidos en Madrid, matarán a estos tres y luego iremos yendo los demás", confirmó el patrón del barco en diversas conversaciones con radios y televisiones españolas. Los secuestradores han dado un plazo de tres días para que se cumplan sus exigencias. "Si en tres días no hay movimiento de esos dos que están en España, matarán a los tres e iremos otros tres", explicó Blach.

Aunque no hay confirmación oficial, la única identidad que se conoce es la de uno de los rehenes: Antonio Manuel Pérez Fernández, de 34 años, y vecino del municipio coruñés de Boiro. Pérez Fernández, que ejerce labores de electricista en el atunero vasco, se puso en contacto en la mañana de ayer con su mujer para informarle de la intención de los piratas de llevar a varios de los retenidos a tierra y de las demandas que les habían trasladado los asaltantes para ponerlos en libertad. Aproximadamente una hora después, sobre las 10.30, un compañero del electricista dijo a su familia que el boirense era uno de los trasladados a Somalia. Al parecer, los piratas los han llevado a unas instalaciones próximas a la costa. El patrón del atunero secuestrado por piratas somalíes añade que no tienen problema de comida, pero sí de bebida. Las reservas de agua se van agotando y los secuestradores no tienen ningún miramiento.

"Nosotros estamos con cuidado, racionando un poco, pero ellos, quizá para que se agote cuanto antes y puedan presionar más, se despreocupan, y somos muchos", añade Blach, que ha revelado que son 30 los piratas a bordo del 'Alakrana', que contaba con 36 tripulantes. También ha señalado que el estado de ánimo es cada vez más bajo y junto a la certeza de que existen dos rangos de piratas, "los jefes y los que están con nosotros", Blach asegura que el problema ya no es económico. "En eso ya están de acuerdo y los que están aquí es lo que quieren, pero los jefes quieren recuperar a los detenidos en España y ése es el gran problema". Otra cuestión que atemoriza al atunero es que los secuestradores se encuentran casi todo el día "drogados" con "esa mierda que toman" y andan muy nerviosos peleándose incluso entre ellos. Por último, el patrón del pesquero apremia al Gobierno para que "trabaje" y "no mienta más".

Así están las cosas a bordo del Alakrana en la peligrosa zona de las aguas somalíes del Índico, primerísimo escenario del drama que vivimos. Pero la historia tiene ya varios escenarios más: el de los familiares de los pescadores es uno, el del Gobierno es otro, y podría hablarse también de lo que piensa y dice la oposición, o los medios informativos. Cada cual está cooperando a formar opinión sobre un incidente que ha ido creciendo sustancialmente en grados de tensión y de preocupación. Primero, las familias de los secuestrados, que después de 35 días de retención de sus pescadores, sólo tienen el vivo y comprensible deseo que sean devueltos a la libertad cuanto antes y en su integridad. Para lo cual, urgen al Gobierno a que haga todos los esfuerzos para resolver un problema que a todos parece complicado. ¿Se puede negociar y se negocia, se puede ceder y se cede, a las pretensiones de estos terroristas del mar? ¿Se está haciendo todo lo posible? También en esta materia, hay dos campos de actuación: de un lado, el rescate que reclaman los secuestradores, y de otro, la liberación que reclaman para los dos piratas que apresaron las fuerzas españolas de la fragata que los protege en las complicadas aguas del Indico. Esos dos piratas parece que lo complican todo...

En el campo del Gobierno, el comité de crisis puesto en marcha ya hace un mes para velar por la solución del problema tuvo ayer un día de intensas gestiones. Finalmente, compareció la ministra de Defensa, Carme Chacón, y la ministra de Medio Marino acudió a Bilbao para entrevistarse con el lehendakari y con los familiares de los pescadores secuestrados. La versión del Gobierno es que hacen todo lo posible para resolver una situación complicada, que todos los frentes, político, diplomático, militar, y añadieron ayer el dato de que saben perfectamente en qué punto están retenidos los tres pescadores bajados del Alakrana a tierra. Podría deducirse de este detalle una eventual preparación de un "golpe de mano" para activar alguna clase de rescate.

Por lo que se refiere a la oposición, no hace distinciones y se opone con todas sus fuerzas. La portavoz Soraya Sáenz de Santamaría criticó que el Gobierno lo esté haciendo mal, que no haya previsto estos hechos y, en modo alguno, ofreció su colaboración y solidaridad. Opina el PP que el Gobierno, también en esta materia, ha estado "tremendamente superado por las circunstancias". No es su método ni su hábito. Intervinieron también dos presidentes autónomos, los más afectados por el problema, Núñez Feijoo y Patxi López. El primero reclamó que las familias estén perfectamente informadas de cuanto acontece. El segundo hizo la sugerencia de que se pueda entregar a los dos piratas encarcelados en Madrid a Somalia o Kenia para que sean juzgados en aquellas tierras donde surge el problema... Momentos dramáticos, a la espera de nuevos datos de una historia que aún no tiene final.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

¿Hay lugar para la moderación?

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

Errejón y los amigos

por Victoria Lafora